Gilead ya puede comercializar Biktarvy (bictegravir, emtricitabina y tenofovir alafenamida), un régimen de una única pastilla diaria, para el tratamiento de la infección de VIH-1, tras recibir la autorización por parte del Ministerio de Sanidad. Se trata de un comprimido único que contiene una nueva integrasa, bictegravir, que no necesita potenciador y que presenta un bajo perfil de interacciones medicamentosas, y que actualmente está recomendado como tratamiento preferente por las principales guías internacionales y nacionales.

Desde Gilead destacan que Biktarvy aúna alta eficacia virológica y barrera genética con 0 resistencias en los ensayos realizados en más de 2.400 pacientes. En concreto, todos los estudios de fase III que han dado lugar a su aprobación han sido publicados en la revista Lancet, destacando resultados como que  el 90 por ciento de los pacientes alcanzan supresión virológica en 8 semanas. Además, tiene un buen perfil de tolerabilidad, no se han asociados eventos cardiovasculares a su utilización y los pacientes han reportado una menor sintomatología neuropsiquiátrica.

Como aporta al respecto Josep María Llibre, del Hospital Germans Trias i Pujol, de Badalona, “la llegada de Biktarvy facilita la decisión del prescriptor por tratarse de un fármaco con alta eficacia, alta barrera a las resistencias y un destacado perfil de seguridad en comparación con el resto de alternativas. Hablamos de un régimen de pastilla única siendo el tercer agente un nuevo inhibidor de la integrasa que no necesita potenciador y que presenta un bajo riesgo de interacciones medicamentosas, facilitando la vida de médicos y pacientes.

Por último destaca que Biktarvy es parte de un programa integral de investigación de Gilead que abarca desde la prevención y tratamiento hasta la cura del VIH.