El Consejo de Gobierno de la Comunidad aprobará este miércoles para su remisión a la Asamblea de Madrid el proyecto de Ley de Ordenación y Atención Farmacéutica madrileña. Entre otras cuestiones, este contempla la dispensación a domicilio de medicamentos bajo determinadas circunstancias; flexibilidad de apertura las 24 horas; y la incorporación de nutrición y dietética como nuevas secciones profesionales de las oficinas de farmacia. También se aborda el compromiso medioambiental a través de la eliminación de medicamentos caducados o no utilizados.

Cabe recordar que el anteproyecto recibió más de un centenar de alegaciones en su tramitación. Entre ellas, se mostró el rechazo a cuestiones como la posibilidad del denominado ‘delivery’ para la dispensación a domicilio de medicamentos. También a los horarios de apertura o la publicidad en estos establecimientos.

Ahora, la Ley de Ordenación y Atención Farmacéutica madrileña que recibe luz verde regulará la actividad de más de 2.900 oficinas de farmacia de la región. El objetivo, según el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, de llevar la Farmacia al siglo XXI. El nuevo texto surge como una necesidad de sustituir a la ley en vigor, que se remonta al año 1998.  Para ello se han recogido las aportaciones de ciudadanos y profesionales del sector para crear una farmacia más moderna y cercana al paciente, según el Gobierno regional.

La Ley de Ordenación y Atención Farmacéutica madrileña

En cuanto a las novedades de la Ley de Ordenación y Atención Farmacéutica madrileña cabe aclarar algunas cuestiones. Sobre la dispensación a domicilio, la misma está destinada a los usuarios con unas características y necesidades asistenciales específicas. Es decir, con pérdida de autonomía funcional y exigencias de cuidados por enfermedades crónicas, con dificultad o impedimento para desplazarse a la farmacia de su elección.

Sobre la flexibilización horaria, cuenta con una franja fija y una variable de apertura. Esta puede llegar hasta las 24 horas del día para facilitar la adquisición de cualquier producto.

 También se ha reconocido la singularidad de aquellas oficinas en municipios de menos de 2.000 habitantes. En los mismos, el horario ordinario y oficial podrá ser de 35 horas semanales y realizarse de forma continuada.

Asimismo, al respecto de las secciones de nutrición y dietética estas actividades serán llevadas a cabo por profesionales sanitarios en plantilla, debidamente cualificados, pero que necesariamente no tienen que ser farmacéuticos.