La Comisión Europea ha aprobado niraparib como tratamiento de mantenimiento de primera línea en monoterapia para pacientes adultas con cáncer de ovario avanzado epitelial . Se trata de un inhibidor oral de la poli ADP ribosa polimerasa (PARP), que se administra una vez al día. De hecho, se trata del único inhibidor de PARP aprobado en la Unión Europea en monoterapia. En concreto, para pacientes con cáncer de ovario avanzado independientemente del estado de los biomarcadores.

El mismo estará indicado para tumores de alto grado en trompas de Falopio o peritoneal primario.  La indicación es para las pacientes que han presentado una respuesta completa o parcial después de haber recibido un tratamiento de quimioterapia basada en platino.

“Esta aprobación implica que muchas más mujeres tendrán la opción de recibir este tratamiento innovador antes, lo que puede aumentar el tiempo hasta la progresión de esta devastadora enfermedad”. Así lo afirmaba Hal Barron, Chief Scientific Officer and President R&D de GSK.

Niparib en cáncer de ovario avanzado

Hasta ahora, únicamente las mujeres con cáncer de ovario y mutaciones en el gen BRCA, han sido candidatas para ser tratadas con un inhibidor de PARP como tratamiento de mantenimiento de primera línea en monoterapia. Esto suponía solo el 20 por ciento de las pacientes con cáncer de ovario avanzado. “Ampliar su uso potencial, constituye un avance importante en el tratamiento de este tipo de cáncer tan problemático”, constata también Antonio González-Martín, codirector del servicio de oncología médica de la Clínica Universidad de Navarra.

Respecto a los resultados que avalan esta aprobación, niraparib mejoró significativamente la supervivencia libre de progresión, independientemente del estado de los biomarcadores. Además, produjo una reducción del 60 por ciento del riesgo de progresión de la enfermedad en las pacientes con tumores con mutaciones en el gen BRCA.

A raíz de estos resultados, la ficha técnica de niraparib en la Unión Europea se ha actualizado. Así, se ha incluido la dosis inicial individualizada administrada una vez al día. La misma se adapta en función del peso corporal y/o del recuento de plaquetas basales de la paciente.