Actualmente sigue habiendo una importante necesidad no cubierta de tratamientos seguros y eficaces para retrasar la progresión de la enfermedad en esclerosis múltiple secundaria progresiva (EMSP) con la enfermedad activa (con recaídas y/o evidencia de nueva actividad por RM). Un dato preocupante, si se tiene en cuenta que, aunque cada paciente vive la esclerosis múltiple de forma diferente, hasta el 80 por ciento de los pacientes con esclerosis múltiple recurrente-remitente (EMRR) desarrollarán finalmente EMSP.

En este contexto, la comunidad científica ha recibido muy positivamente la aprobación por parte de la Comisión Europea de siponimod (cuyo nombre comercial es Mayzent) para tratar a pacientes adultos con esclerosis múltiple secundaria progresiva (EMSP) con enfermedad activa evidenciada en recaídas o imágenes de actividad inflamatoria.

La aprobación de la Comisión Europea se basa en los datos del estudio EXPAND, un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo que comparaba la eficacia y seguridad de siponimod frente al placebo en un amplio rango de pacientes con EMSP. Los resultados en la población global demostraron que siponimod reducía significativamente el riesgo de discapacidad confirmada (una reducción del 21 por ciento frente al placebo) y retrasó significativamente el riesgo de discapacidad confirmada a seis meses.

Única terapia oral eficaz

Se trata por tanto de la única terapia oral con indicación y que ha demostrado resultados para personas que padecen EMSP con enfermedad activa. En concreto, siponimod es un modulador del receptor de esfingosina-1-fosfato que se une selectivamente a los receptores S1P1 y S1P5. En relación con el receptor S1P1, impide a los linfocitos salir de los nódulos linfáticos y, como consecuencia, no acceden al sistema nervioso central de los pacientes con esclerosis múltiple.

En palabras de Max Bricchi, director global de la Franquicia de Neurociencia de Novartis Farmacéutica, “retrasar la progresión es muy importante para las personas que padecen EM que desean mantener su independencia más tiempo y la decisión de hoy les da la oportunidad de lograr dicho objetivo”.

Tras esta aprobación, Novartis está trabajando estrechamente con todas las partes interesadas para garantizar que los pacientes europeos que son candidatos a siponimod puedan empezar con este tratamiento lo más rápido posible.