Las enfermedades del aparato circulatorio fueron la principal causa de hospitalización en 2019. Estas supusieron un 14 por ciento del total. Por detrás de las mismas se situaron las enfermedades del aparato respiratorio (13,2 por ciento) y las del aparato digestivo (12,3 por ciento). Así se desprende de la ‘Encuesta de Morbilidad Hospitalaria Año 2019‘. La misma se ha publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Las causas de hospitalización varían en los centros privados. En los mismos, los principales motivos de hospitalización fueron las enfermedades del aparato músculo-esquelético y del tejido conectivo (13 por ciento del total). Igualmente, las siguieron las del aparato digestivo (12,7 por ciento) y las lesiones, envenenamientos y otras consecuencias de causas externas (10,6 por ciento).

El trabajo ha puesto de manifiesto que en 2019 fallecieron 187.393 personas en los hospitales españoles. Esto es un 2,1 por ciento menos que en 2018. Las principales causas de defunción fueron los tumores (22 por ciento del total). En segundo lugar, se sitúan las enfermedades del aparato circulatorio (20,1 por ciento) y las enfermedades del aparato respiratorio (19,2 por ciento).

Por grupos de diagnósticos más frecuentes, las estancias medias de hospitalización más prolongadas correspondieron a los trastornos mentales y de comportamiento (50,6 días). Las siguen las enfermedades del sistema nervioso (11,2 días) y las enfermedades del aparato circulatorio (9,1 días).

Las comunidades con las mayores tasas de altas de hospitalización por 100.000 habitantes en el año 2018 fueron Cataluña (11.853), Asturias (11.413) y País Vasco (11.343). Por su parte, Ceuta (6.885), Canarias (8.391) y Andalucía (8.400) presentaron las tasas más bajas.

Perfil de los casos de hospitalización

Por grupos de diagnósticos, las enfermedades circulatorias tuvieron el promedio de edad más avanzada de hospitalización. Este dato coincide tanto en los hombres (69,6 años de media) como en las mujeres (75,6 años). A continuación, se situaron, en el caso de los hombres, los tumores (66,6 años) y las enfermedades del aparato genitourinario (63,0 años). En el caso de las mujeres, las lesiones, envenenamientos y otras consecuencias de causas externas (65,5 años) y las enfermedades del aparato respiratorio (62,7 años).

La edad media de las personas dadas de alta en 2019 fue de 57,2 años. Esto supuso un incremento del 0,3 por ciento respecto al año anterior. En concreto, la edad media de los hombres fue de 58,5 años y la de las mujeres de 55,9 años. Si se excluyen las altas por episodios de embarazo, parto y puerperio, la edad media en las mujeres sería de 60,5 años.