La doctora Leticia Munive Báez, neurólogo pediatra del Hospital Médica Sur y miembro de la Sociedad Mexicana de Neurología Pediátrica (SMNP), comparte con El Médico Interactivo México las necesidades del diagnóstico oportuno y terapia temprana en nuestro país con motivo del Día Internacional del Síndrome de Arperger.

Este síndrome es una de las variantes de lo que actualmente se conoce como espectro autista, que en los últimos años ha provocado un mayor interés por los diferentes enfoques en los tratamientos del autismo, ya que se cree que los pequeños con esta variante tienen una mayor posibilidad de inclusión en la sociedad a través de tres tipos de terapias.

México

Se habla de que en nuestro país hay 1 niño autista entre 88 a 115 y se calcula que la tercera parte de ellos pueden tener Síndrome de Asperger, aún así, no hay un registro de pacientes. Se ha trabajado para que los médicos tengan conocimiento de las señales de alerta y aún es necesario generar mayor conciencia, hemos tenido casos en que la falta de lenguaje se encasille en una educación sobreprotectora de los padres, mismo que es un diagnóstico erróneo.

¿Cómo identificarlo?

Son pequeños que tienen una comunicación verbal incompleta, es un retraso en el lenguaje que se puede definir como falto de emotividad y que puede identificarse desde los 18 meses de edad, sin embargo, es difícilmente diagnosticado en los primeros niveles de atención por la falta de capacitación, por lo cual suele diagnosticarse entre los 5 o 7 años de vida, comúnmente en la etapa escolar y con ayuda de los profesores que observan actitudes diferentes a las de sus compañeros. Los casos que se atienden con más prontitud son aquellos en los que el niño no habla, de este modo llegan más tempranamente con un especialista.

Datos de alerta

  • El bebé no tiene un contacto visual con la madre desde la etapa lactante.
  • El niño tiene un retraso en el habla.
  • El niño tiene una capacidad disminuida del lenguaje.

Causas

Las causas son múltiples, hay situaciones genéticas en las cuales ya se han identificado genes con  relación al espectro autista, pero que no son determinantes, también puede haber una deformación en el cerebro o una mala comunicación entre las dentritas (de célula a célula) que pueden tener un tamaño más grande o más corto, es decir, una arborización con daño en la señal. También se ha observado una relación con la acumulación de sustancias en el cerebro que se conocen como errores innatos en el metabolismo.

Tratamiento

Se habla de una integración en el área de la socialización, terapia sensorial, terapia de lenguaje y terapia de juego que se va adecuando a cada etapa de su educación para adaptarse a sus necesidades e integrar las estructuras adecuadas del lenguaje y en este sentido, los maestros deben tener una capacitación adecuada y debiera existir un terapeuta o psicólogo por escuela en el sector público.

Capacitación

Se debe trabajar en médicos de primer contacto y pediatras sin olvidar el sector de educación, es decir, a los maestros. Es importante que sepan que el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y en los institutos nacionales que atienden las áreas neurológicas infantiles y se trabaja en centros especializados como el TELETON. No se puede olvidar a los padres que sepan que si el bebé no tiene una conexión visual con la madre al momento de amamantar ya se puede tener un signo de alerta por la nula expresión emotiva y visual.

La SMNP crea talleres, se realizan congresos nacionales cada año y van para neurólogos, neuropediatras, pediatras, médicos generales, padres y maestros en conjunto con la Academia Mexicana de Neurología.