El Grupo de Interés del Parlamento Europeo sobre Obesidad y Resiliencia de los Sistemas de Salud (MEP Interest Group on Obesity and Health System Resilience) ha mantenido una reunión de trabajo con expertos de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO) y de la European Association for the Study of Obesity (EASO). La conclusión ha pasado por establecer las bases para un próximo reconocimiento de la obesidad como enfermedad en el marco de la Unión Europea.

En concreto, se ha permitido poner en común y revisar las medidas existentes en la gestión de la obesidad. También identificar nuevas soluciones sostenibles para abordar nuevas necesidades. “Para reducir la prevalencia, apoyar a quienes viven con obesidad y contribuir a una economía más sostenible, es necesario identificar nuevas formas de gestionar la obesidad desde una perspectiva política, clínica y social”, advierte la presidenta de SEEDO, María del Mar Malagón. Asimismo, ha trasladado este mensaje a políticos españoles que han acudido a este encuentro.

Por otra parte, en esta reunión se han evaluado los instrumentos políticos y las vías clínicas existentes en materia de obesidad. Igualmente, se han establecido encuentros con responsables políticos, y se ha discutido la eficacia del entorno político actual y las intervenciones en vigor en España para prevenir y gestionar la obesidad. Además, se han podido identificar elementos clave que permitirán abordar la obesidad de forma sostenible a nivel nacional, transfronterizo y de la UE.

La obesidad como enfermedad

Las estadísticas más recientes muestran que el 59,3 por ciento de los adultos en Europa viven con preobesidad (sobrepeso) u obesidad. Esto cuesta un 7 por ciento el PIB cada año, según la OCDE. En España, las cifras son también preocupantes: 44 y 31 por ciento de preobesidad (sobrepeso) en hombres y mujeres, respectivamente. La obesidad alcanza al 25 por ciento de hombres y al 23 por ciento de las mujeres. Todo ello supone en nuestro país un 9,7 por ciento del gasto total en salud.

Por ello, SEEDO como sociedad científica anfitriona, ha pedido trabajar para para avanzar en el diseño de una propuesta de Plan Europeo para la Obesidad. Este podría servir igualmente para asentar los pilares de un Plan Nacional. “Este tipo de reuniones son totalmente necesarias si queremos conseguir reconocer la obesidad como enfermedad y que se pongan en marcha los mecanismos necesarios para plantear la creación de un Plan Nacional frente a la Obesidad”, concluyen desde SEEDO.