En la actualidad, estamos asistiendo a un descenso preocupante de la natalidad en nuestro país. Sin embargo, este no se ha acompañado con un descenso de los bebes nacidos prematuros. La misma ha aumentado en los últimos años, asociada al retraso de la edad materna de gestación. Sin embargo, las causas son múltiples Destacan algunas relacionadas con problemas agudos durante la gestación, enfermedades maternas o trastornos anatómicos.

Actualmente, este porcentaje se sitúa en el 7 por ciento de nacidos prematuros. Es decir, nacidos antes de la semana 37 de gestación. Con motivo del Día Mundial de la Prematuridad, la Sociedad Española de Neonatología (SENEO) analiza además el cambio en el perfil de los bebés nacidos prematuros.

Prematuros con bajo peso

Este se debe al aumentar cada vez más la supervivencia de aquellos bebés que nacen con menos de 28 semanas, o menos de 1000 gramos. Aunque el mayor número de recién nacidos prematuros afecta a los nacidos entre las semanas 32 y 37, son los de este perfil los que precisan un cuidado mucho más especializado. Además presentan un mayor riesgo de complicaciones. Cada año en nuestro país nacen entre 1.000 y 1.100 bebés antes de la semana 28. Cabe tener en cuenta que las técnicas de reproducción asistida se asocian a un aumento de hasta 3 veces el riesgo de tener un hijo con un peso inferior a los 1500 gramos al nacer.

Es en esta población donde se concentra el mayor riesgo de problemas a medio y largo plazo. Así lo expone Manuel Sánchez Luna, presidente de la Sociedad Española de Neonatología. “Tenemos que tener una estrategia a nivel nacional de cuidados que no solo tienen que aplicarse desde el mismo momento del nacimiento, sino después durante su estancia hospitalaria. Más aún cuando estos pequeños se van del hospital y se incorporan a la vida familiar”.

Con todo, se ha avanzado mucho en el manejo respiratorio de los niños prematuros. Especialmente, en la prevención de la infección; se han reducido las secuelas neurológicas y se ha innovado en aspectos nutricionales.