El estudio ENE-COVID es una investigación sero-epidemiológica que trata de estimar la prevalencia de infección por SAS-CoV-2, presente o pasada. El mismo que comenzó el pasado mes de abril y ahora se ha anunciado el comienzo de una cuarta ronda de análisis.

Así lo ha anunciado el secretario general de Salud Digital, Información e Innovación del Ministerio de Sanidad, Alfredo González Gómez. El mismo ha adelantado que se podrían presentar los primeros resultados de esta cuarta ronda a mediados de diciembre.

En concreto, cinco comunidades autónomas, Cantabria, Extremadura, Madrid, Navarra, País Vasco y la ciudad autónoma de Melilla, inician desde este viernes las citaciones telefónicas. El trabajo de campo del estudio se realizará entre el 16 y 27 de noviembre, para tener los primeros resultados listos “en la primera quincena de diciembre”. Participarán un total de 1.400 centros de salud y 4.000 profesionales sanitarios.

González Gómez ha reafirmado que está prevista una quinta y una sexta ronda del estudio, que originalmente estaban previstas para enero y abril. Sin embargo, ha puntualizado que “probablemente se retrasen algunas semanas”. De hecho, esta cuarta ola “se ha retrasado para no coincidir con la campaña de gripe”, ha puntualizado.

La realización de esta cuarta ronda fue acordada por las comunidades autónomas en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud del pasado 9 de septiembre.

Cuarta ronda del estudio de seroprevalencia

La tercera ola del estudio de seroprevalencia, presentada en julio, concluyó que el 5,2 por ciento de la población española había superado el COVID-19. Esto se determinó al detectar anticuerpos IgG en poco más de 2 millones de personas. La previsión ahora es que se haya incrementado mucho el número de personas con anticuerpos.

“Las tres primeras rondas fueron un éxito. Convirtieron a España en el primer país que ha logrado estimar con precisión el nivel de infección de su población. Nos permitirá estimar el total de la población que se ha infectado y analizar la capacidad de detección de los servicios de Salud Pública. Tendrá un gran despliegue organizativo y logístico. Estamos convencidos de que seguirá siendo un éxito internacional“, ha comentado el secretario de Salud Digital.

Una de las novedades  de esta cuarta ronda es que no se va a realizar el análisis de sangre a todos los participantes. Solo se solicitará a quienes han tenido un resultado positivo y a una pequeña muestra de participantes negativos seleccionados de manera aleatoria.  Esto supone el 15 por ciento del total de la muestra. Es decir, a unas 19.000 personas. Esta simplificación metodológica se ha argumentado por información previa muy rica de los test diagnósticos.

Objetivos a cumplir

La relevancia de los resultados obtenidos hasta el momento necesita de continuidad para cumplir el objetivo global de la investigación: aportar nuevos datos y conocimiento para combatir la pandemia.

El estudio también servirá para impulsar la investigación sobre la duración de los anticuerpos en las personas que fueron infectadas en la primera onda epidémica. Además, permitirá cuantificar el porcentaje de personas con anticuerpos contra el coronavirus que nunca tuvieron síntomas (asintomáticos, aproximadamente un tercio del total de infectados), ofrecerá datos sobre aparición de posibles reinfecciones y dará a conocer nuevos datos sobre la distribución de la infección por edad y sexo.