La Mesa General de Negociación de Administraciones Públicas ha aprobado el II Acuerdo para la mejora del empleo público y de condiciones de trabajo firmado el pasado viernes, 9 de marzo, por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, y los sindicatos CCOO, UGT y CSIF.

Este acuerdo recoge medidas como un incremento del salario de entre un 6,1 y un 8,8 por ciento en tres años, la recuperación de la capacidad de negociación de las 35 horas y de la prestación del 100 por cien de salario en casos de Incapacidad Temporal, además del desarrollo de planes de igualdad y formación.

Asimismo, esta negociación entre Gobierno y Sindicatos permitirá recuperar empleo público, se estabilizar las plazas temporales en todas las Administraciones y reponer la negociación colectiva para aproximadamente tres millones de trabajadoras y trabajadores.

Una implantación urgente

En este sentido, se ha manifestado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), explicando que es necesario que los empleados públicos se empiecen a beneficiar desde ya de dicho acuerdo. Con este fin, CSIF ha pedido de manera formal la convocatoria de las mesas de negociación de las diferentes administraciones públicas (comunidades, ayuntamientos y diputaciones) para comenzar la negociación sobre los asuntos pendientes respecto a empleo público.

Entre ellos, destacan, además de las cuestiones ya citadas, otras como la regulación de la bolsa de horas de hasta un 5 por ciento de la jornada laboral anual, de libre disposición y recuperables para la conciliación familiar, atención de mayores, discapacitados e hijos menores. También se incluye la regulación de un sistema específico de jornada laboral continua, para la atención de hijos menores de 12 años o discapacitados.

Por último, se ha apuntado la necesidad de abordar el reparto de fondos adicionales, del 0,20 por ciento en 2018, 0,25 por ciento  en 2019 y el 0,30 por ciento  en 2020.  Según CSIF,  los acuerdos deberán incluir la cantidad que se destina a cada ámbito sectorial que será el equivalente al 0,75 por ciento de la masa salarial pudiendo aplicar las subidas retributivas para los distintos años de manera fraccionada en los tres años.