Uno de los retos que quedarán pendientes de esta pandemia serán las secuelas de la COVID. No solo a nivel económico y social, también a nivel sanitario. No obstante, muchos pacientes padecen lo que se ha denominado como COVID persistente. Es decir que, una vez superada la infección, quedan síntomas de la enfermedad.  Este es uno de los caballos de batalla de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Para conocer más sobre este COVID persistente, ha elaborado un nuevo estudio cuyos resultados ya son públicos en su revista ‘Medicina General y de Familia’. Entre las conclusiones destaca la recolección de 201 síntomas distintos, que se corresponden con la afectación de todos los órganos y aparatos del cuerpo.

Diferente sintomatología

De estos síntomas, el 95,9 por ciento de los pacientes presentan síntomas generales; 86,5 por ciento síntomas neurológicos; 86,2 por ciento síntomas psicológicos/emocionales; 82,8 por ciento síntomas relacionados con el aparato locomotor;  79,3  por ciento síntomas respiratorios y 70,8  por ciento alteraciones digestivas.

Por otra parte, el promedio de tiempo de la persistencia de los síntomas fue de 185,8 días. Es decir, 6,2 meses (26,5 semanas).  Asimismo, no se detectaron diferencias estadísticamente significativas ni clínicamente relevantes en función de la realización de la PCR o su resultado. Tampoco en relación con los síntomas ni el tiempo de su persistencia.

De los 201 síntomas que se recogieron de COVID persistente, se detalló el estado de afectación respecto a los 87 síntomas más frecuentes en todos los pacientes. En relación con el número de síntomas que presentaban en el tiempo de evolución, la media fue de 36 síntomas. Sin embargo,  el 50 por ciento citaron hasta 58 síntomas diferentes a lo largo de la evolución de su enfermedad

Perfil de los pacientes de COVID persistente

Entre los datos del estudio también destaca el perfil de estos pacientes. Así, de los 1.834 pacientes que presentaban persistencia de síntomas, 1.448 fueron mujeres (79 por ciento).  La edad media era de 43,3 años; la mediana era de 43 años y la moda de 42 años (el 50 por ciento central se encontraba en 36-50 años). En los extremos de la distribución etaria, había 15 pacientes menores de 14 años y 37 mayores de 65 años.

La muestra tuvo representación de todas las comunidades autónomas. Pese a ello, el mayor número de pacientes se encontraban en las que tuvieron mayor número de casos durante la primera ola de la pandemia: Madrid y Barcelona.

Manifiestan que se les realizaron pruebas diagnósticas 1.437 encuestados (78,4 por ciento); en 1.207 (65,8 por ciento) fue una PCR. El resultado fue positivo en 880 de las 1.207 PCR realizadas, lo cual supone un 72,9 por ciento del total y un 48 por ciento de la muestra total. Sin embargo, al 46,4 por ciento se les realizó una PCR de seguimiento, cuya fecha de realización no fue detallada.