La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ha solicitado a todos los afectados por picaduras de medusas que reporten estas incidencias en la aplicación MedusApp. Esta herramienta de avistamiento de medusas ha sido desarrollada por investigadores de la Universidad de Alicante y dos informáticos de la Universitat Politècnica de València. Han trabajado con la colaboración del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y el Laboratorio de Inmunoalergia del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

La aplicación permite a cualquier persona advertir del avistamiento de una medusa y ofrecer en tiempo real un mapa de los lugares donde se detecta su presencia. La SEAIC procesará la información que se recoge en MedusApp e iniciará trabajos colaborativos con los servicios de Alergología que se encuentran situados en el litoral y que reciban pacientes con sospechas de una reacción alérgica por medusas.

Picaduras de medusas

Mar Fernández Nieto, miembro del Comité de Asma y portavoz de la SEAIC, ha pedido a la población que “reporte todas las picaduras y contactos con medusas en las costas españolas a través de MedusApp y que no infravalore este problema”.

Las medusas más predominantes en España son Pelagia noctiluca (medusa clavel) y Rhizostoma pulmo (aguamala). Otros tipos son Carybdea marsupialis y Olindias phosphorica. Las medusas pueden compartir características comunes, si bien los síntomas difieren según la especie y su peligrosidad.

Reacción anafiláctica

En 2016 se describió una reacción anafiláctica grave por picadura de Rhopilema nomadica en una chica de 15 años en las costas de Tel Aviv (Israel). Posteriormente, en 2018, el Comité de Asma de la SEAIC publicó un caso de anafilaxia por la medusa Pelagia noctiluca.

“Debemos ser conscientes del peligro de su picadura y de las reacciones alérgicas que pueden provocar”, ha advertido Mar Fernández Nieto. “En la actualidad se investigan antídotos contra las picaduras de medusas. De hecho, investigadores de la Universidad de Sydney publicaron en 2019 el descubrimiento de un antídoto contra la picadura de la cubomedusa Chironex fleckeri. En este caso se emplearon técnicas de edición genética”.

La aplicación MedusApp incluye una guía interactiva de actuación. También aporta información sobre la peligrosidad de las diferentes medusas. Eva Fonfría, doctora en Bioquímica e investigadora del Instituto Ramón Margalef de la Universidad de Alicante, explica el protocolo general. “Debemos lavar con agua de mar sin frotar y aplicar una solución de bicarbonato al 50% con agua de mar. Si quedasen tentáculos o fragmentos residuales, estos se pueden quitar con pinzas, guantes o una tarjeta plástica. En el caso de que el dolor persistiera, se debería acudir a los servicios de socorrismo o asistenciales. Si además de las molestias en la piel, el individuo presenta mareo, escalofríos, fiebre, hinchazón, se recomienda acudir a urgencias y consultar con un alergólogo”.