La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) apela al consenso para garantizar “un abordaje integral del proceso de final de vida que incluya la atención a personas de todas las edades como parte del sistema público de salud”. Estas declaraciones provienen ante la inestabilidad política que conlleva la nueva convocatoria de elecciones generales, que supone que numerosas iniciativas legislativas que se encontraban en trámite parlamentario queden en suspenso.

Ante esta situación que volverá a dilatar en el tiempo el imprescindible desarrollo de un modelo de cuidados paliativos verdaderamente universal que asegure una asistencia adecuada y de calidad para todas las personas que la necesiten.  Como subraya Rafael Mota, presidente de SECPAL, este modelo debe “garantizar la accesibilidad y la cobertura, que se enfoque desde un punto de vista bio-psico-social y espiritual a partir de equipos multidisciplinares con formación específica y que proporcione una verdadera atención integrada en red mediante la coordinación con Atención Primaria, con los servicios hospitalarios y con los profesionales de centros residenciales y de media y larga estancia”. Todo ello de forma equitativa, para que no haya diferencias  en una muerte digna, según el lugar donde se viva.

El debate de la “ley de muerte digna”

La primera idea que matizan desde SECPAL es que los cuidados paliativos, más en un proceso de elecciones, no deben usarse como una cuestión partidista.  En este sentido, reclaman a los responsables de los diferentes partidos “que no piensen como políticos, sino como ciudadanos que tarde o temprano deberán enfrentarse al proceso de morir”, un hecho incuestionable que también es preciso tener en cuenta en la reflexión sobre las necesidades de las personas con alta vulnerabilidad, como los mayores que viven solos, o de los cuidadores de pacientes dependientes.

Así, desde SECPAL se exige una Ley de Muerte Digna que incluya “una dotación presupuestaria suficiente” e instrumentos que garanticen su cumplimiento.

Asimismo, desde SECPAL  consideran fundamental que la norma contemple el desarrollo de un sistema específico de formación y acreditación profesional en Cuidados Paliativos para médicos, psicólogos, enfermeras y trabajadores sociales, ya sea mediante una especialidad o un Área de Capacitación Específica (ACE). Sólo de este modo, afirman, los profesionales que trabajan en este ámbito podrán ver reconocida su labor y se garantizará que las plazas de los recursos de cuidados paliativos sean ocupadas por los perfiles más idóneos para asegurar los máximos estándares de calidad en la asistencia a los pacientes más frágiles.