Un estudio, publicado por el Sistema de Estimulación Neuro-Auditiva (Sena), determina que además de presencia de síntomas como la pérdida del gusto, el olfato, sequedad en la boca y ojos, en algunos casos se han detectado molestias auditivas. Estas se convierten en empeoramiento de la pérdida en un 40% de pacientes con este tipo de problema y la aparición de ruidos en la cabeza, zumbidos (tinnitus) en un 20%.

De acuerdo con el Dr. Fernando Díaz Rojas, director comercial de MED-EL, mencionó la importancia que tiene que los médicos tratantes o que dan seguimiento a pacientes post COVID verifiquen si hay problemas de audición y que en caso de tener alguna dificultad para escuchar a través de los siguientes signos: dificultad para comprender palabras, en especial, cuando hay ruido de fondo o en una multitud, pedirles frecuentemente a los demás que hablen más lento, con mayor claridad y más alto o que repitan lo que dijeron y subir el volumen de la televisión o de la radio.

Trastornos otológicos

En el pasado mes de abril se publicó un estudio por la Asociación de Otorrinolaringólogos de India, país más afectado por la pandemia, para evaluar el perfil audiológico de 100 casos de leves a moderados de personas afectadas por COVID-19. En él, se revela que los trastornos otológicos se hacen más evidentes cada día porque 31 de los 100 tenía molestias en el oído, en un 39% la más común fue tinnitus y en un 10% el menos manifestado fue vértigo. 

Los expertos observaron que la pérdida de oído neurosensorial estaba presente en 53 pacientes y 11 tenían síntomas de pérdida de audición, mientras que 42 no informaron ninguna dificultad de la audición como síntoma. En general, la pérdida de audición neurosensorial estaba presente en las personas que recibieron medicamento antiviral en su tratamiento. 

Evidencia COVID-19 y pérdida auditiva

Cada vez hay más evidencia de los casos positivos para el virus y la pérdida auditiva. Por ello, es fundamental realizar una evaluación auditiva para salvaguardar la función coclear y prevenir el deterioro progresivo de células ciliadas cocleares. Asimismo, la identificación temprana mejorará su calidad de vida post COVID, ya que suele ser un síntoma descuidado”, finaliza Díaz.

Para la empresa MED-EL, es de suma importancia que pacientes post COVID se realicen una revisión si han notado el deterioro auditivo para realizar los estudios pertinentes y verificar el tipo de pérdida auditiva. Esto les ayudará a tener una mejor calidad de vida y también les hará frente para que accedan a recursos auditivos de forma temprana y crear consciencia en conmemoraciones como el pasado Día Mundial de la Escucha.