Uno de los puntos clave en la asistencia sanitaria a los pacientes que agraven es poder ofrecerles soporte respiratorio mediante ventilación mecánica en caso de insuficiencia respiratoria aguda. Sin embargo, ante la saturación de los servicios sanitarios esta opción está cada vez más limitada, debido a la falta de camas de Cuidados Intensivos.

Es por ello que, desde la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación (SEDAR) se ha querido hacer un llamamiento para recordar que la ventilación mecánica, y otras técnicas de soporte de la oxigenación (como la oxigenación por membrana extracorpórea -ECMO-), se realizan en numerosas áreas de los hospitales y no solo en las Unidades de Cuidados Intensivos.

De esta forma, han querido aconsejar a los directivos de hospitales la gestión y utilización de todos los recursos materiales disponibles en los hospitales, que habitualmente se emplean bajo la responsabilidad y gestión de los Servicios de Anestesiología y Reanimación, recursos que van más allá de las Unidades de Críticos o de Reanimación; y que incluyen a las Unidades de Recuperación Postanestésica (URPA) y Áreas Quirúrgicas. “No es el momento de reivindicaciones corporativas, es el momento de usar de forma racional todos los recursos y las competencias de todos los especialistas”, exponen.

En concreto, informan de que “todos los quirófanos de nuestros hospitales están dotados con los medios más avanzados de ventilación mecánica, monitorización hemodinámica y respiratoria, además de medidas de aislamiento y control de infecciones, para el tratamiento de pacientes con insuficiencia respiratoria aguda por COVID-19; y, lo que es más importante, están atendidos por médicos anestesiólogos, con amplia experiencia en técnicas de ventilación mecánica y soporte ventilatorio”.

Así, la conclusión desde SEDAR es que “se debe reiterar el uso racional de todos los recursos humanos y materiales, con independencia de la especialidad que los gestione”.