La calidad asistencial es una de las preocupaciones de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), y por ello ha querido estar presente en la mesa de debate Prevención y Promoción de la Salud: Menos es Más ¿Tenemos en cuenta los elementos transversales?, realizada en el contexto del XXXV Congreso Nacional de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA).

Durante la misma, Joaquín Estévez, presidente de SEDISA, explicaba que la prevención, promoción y calidad asistencial son elementos transversales que permiten cohesionar el sistema de salud y el comportamiento de las organizaciones, orientándolo hacia los objetivos asistenciales, económicos, sociales y de mejora de la calidad que se necesitan plantear y alcanzar. “Pero para que esto sea factible es necesario materializar dichos elementos transversales mediante una implementación efectiva, crear indicadores para su evaluación estandarizada y analizar resultados para corregir y mejorar”, exponí el experto.

Así, la argumentación del presidente de SEDISA se centraba en que, es necesaria una mayor implementación de los planes de salud de las Consejerías y que éstos sean más operativos para aportar una mayor calidad y eficiencia,  en el ámbito de la mesogestión hospitalaria.

La opinión de los directivos de la salud

La opinión de Joaquín Estévez estaba en la línea con los resultados de un reciente estudio llevado a cabo por SEDISA, que tenía  como fin poder conocer la percepción que tienen a este respecto los gerentes de hospital en España.

Así, SEDISA ha llevado a cabo el sondeo de opinión “Prevención, Promoción de la Salud y Calidad Asistencial. Elementos clave en la mesogestión”, al que han respondido un total de 40 gerentes de hospital,  para aportar algunos datos sobre la percepción y retos sobre la prevención y promoción de la salud en el marco de la mesogestión.

Concretamente, en cuanto a la cuestión de los planes de salud, el 40 por ciento de los gerentes de hospital que respondía a esta encuesta, afirmaba que los planes de salud de la Consejería podrían aportar mucho, pero que necesitan de una mayor implementación, y el 30 por ciento opinaba que su implementación mejoraría si fueran más operativos en su desarrollo. Sin embargo, el 20 por ciento pensaba  que no está demostrado con evidencia que mejoren la calidad y la eficiencia de la asistencia sanitaria y el 10 por ciento creía que faltan indicadores para evaluar resultados.

Igualmente, el sondeo ha preguntado a los gerentes de hospital cuál es la medida más prioritaria para la implementación de los planes de salud en el ámbito de la mesogestión y la mitad de los encuestados cree que es la creación de grupos de trabajo que impliquen a los tres niveles de gestión, para desarrollar herramientas de implementación de los planes de salud en los ámbitos de la meso y microgestión.

Asimismo, Joaquín Estévez Lucas opinaba en el foro de la SECA que  “desde la macrogestión no se establecen herramientas, indicadores ni una cultura en la que la promoción y prevención de la salud sea relevante dentro de la gestión sanitaria. Los motivos pueden ser una visión cortoplacista de la sanidad y de los resultados y gestión poco enfocada aún a la medicina preventiva y atención a la cronicidad”. Esto es algo que se confirma en el sondeo, ya que el 50 por ciento opinaba que desde la macrogestión se transmite la importancia de los planes de salud si bien cree que hay mucho trabajo por realizar desde la macro hacia la meso y microgestión y el 32 por ciento opina directamente que esta transmisión no existe.