SEDISA analiza los retos de la pandemia y las opciones de mejora. Palma de Mallorca ha acogido las XI Jornadas Nacionales de la Sociedad Española de Directivos de la Salud. En esta edición, el lema elegido ha sido ‘Conocemos los retos: Activemos el cambio’.

En formato digital, las Jornadas han contado con el apoyo del Servei de Salut y de la Conselleria de Salut y Consum de Islas Baleares. El coordinador ha sido Francisco Marí, de la Junta Directiva de SEDISA y gerente del Hospital Universitari Son Llàtzer de Palma de Mallorca. En concreto, la moderadora de la mesa ‘Lecciones aprendidas COVID-19’ ha sido Soledad Gallardo, gerente del Hospital de Inca de Mallorca.

La visión de Atención Hospitalaria

Los expertos han hablado de sus experiencias durante la pandemia. Joseba Andoni Barroeta, gerente del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, ha enumerado las cifras registradas en su centro hospitalario. Con fecha de 28 de abril de 2021, ha dicho que es “uno de los hospitales que más pacientes COVID-19 ha atendido”:

  • 17.644 casos COVID-19 confirmados.
  • 6.994 pacientes ingresados.
  • 10.650 atendidos en Urgencias o Consultas.
  • 5.630 altas por curación o mejoría.
  • 959 exitus.
  • 61 traslados a otros dispositivos de apoyo.
  • 189 hospitalizaciones a domicilio.
  • Más de 327.000 PCR, con 17,6% de positividad.
  • Más de 82.000 serologías, con 21,5% de positividad en anticuerpos.

 

El responsable del Gregorio Marañón ha explicado la reorganización realizada en el hospital para afrontar esta crisis sanitaria. “Se crearon equipos multiespecialidades liderados por un especialista en Medicina Interna, Neumología y Enfermedades Infecciosas. Recibían el apoyo de facultativos de otros servicios”.

“La reorganización del centro ha afectado a muchas áreas esenciales, como Farmacia, la atención a gestantes, Salud Mental, atención a residencias de mayores, telemedicina…”. Asimismo, se procedió a realizar una ampliación de plantilla. “El Marañón ha sido uno de los primeros centros sanitarios que realizó un estudio prospectivo de cohorte sobre infección por COVID-19 a todos los profesionales del hospital”.

Investigación hospitalaria

En el ámbito de la investigación, el Instituto de Investigación Sanitaria Gregorio Marañón (IISGM) ha presentado 23 proyectos. También ha realizado 205 estudios observacionales y ensayos. Otros logros destacados por Joseba Barroeta han sido el diseño de respiradores y la elaboración con 3D de material de protección para personal sanitario.

“A pesar del crecimiento explosivo de la demanda asistencial, el Hospital nunca se ha colapsado. La investigación se volcó para diseñar proyectos de utilidad inmediatos. Todo el hospital fue un equipo unido contra la enfermedad”, ha concluido.

Crisis como oportunidad

En su intervención, Beatriz Massa, gerente del Hospital Universitario San Juan de Alicante, ha indicado que “las lecciones aprendidas todavía son demasiado recientes”. “Más nos vale haber aprendido algo. La zona de confort sobre la que se asentaba la asistencia sanitaria tal vez era demasiado frágil”.

Entre los retos emergentes, ha enumerado los siguientes:

  • Salud digital.
  • Salud como motor-lastre económico.
  • Espacio sociosanitario.
  • Riesgos laborales: autocuidado del profesional sanitario.
  • Huella climática.
  • Salud mental: realidad o ficción.

 

“También hemos aprendido a improvisar y, en consecuencia, a innovar. Tenemos una visión más amplia y hemos aprendido a romper reglas a nivel meso y micro: en los recursos humanos, en las compras, etc. Gracias a la ruptura de esas reglas, amparados por el estado de alarma, hemos podido superar la situación”.

“Asimismo, hemos aprendido a ser imaginativos. Teníamos que ‘resetear’, no servía nada lo establecido anteriormente. En definitiva, hemos aplicado ‘la locura’ a la gestión, hemos buscado la idea más eficiente para aplicar”.

Durante su intervención en las jornadas de SEDISA, Beatriz Massa ha elogiado “el trabajo en equipo, con el valor de lo integral por encima de la especialización”. Ha destacado también “el trabajo en red fuera de las paredes de los centros sanitarios, con los servicios sociales, los ayuntamientos, las farmacias comunitarias, etc.”.

La visión de Atención Primaria

Antoni Siso Almirall, presidente de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitaria, ha representado a la Atención Primaria. La telemedicina ha sido una de las herramientas fundamentales para mantener el contacto con los pacientes. “Ha evolucionado de forma muy rápida, pero ocupa un espacio temporal. Eso sí, se ha observado una moderada disminución de las tareas burocráticas”.

“Atención Primaria ha sido eje de la detección, el control y el seguimiento, a pesar de estar infrafinanciada”, ha dicho Siso Almirall. También ha recordado que desde este nivel asistencial “se atiende y se seguirá atendiendo a los pacientes con COVID persistente”.

En definitiva, “la pandemia ha supuesto un test de estrés para todos los sistemas sanitarios”. En cuanto a Atención Primaria, ha reclamado “una transformación” para capitalizar, sobre todo, los recursos humanos y las infraestructuras.

La visión de Urgencias

También ha relatado su experiencia en las jornadas de SEDISA Juan González del Castillo, jefe de la Unidad de Urgencias del Hospital Universitario Clínico San Carlos de Madrid. “Durante la primera ola los sanitarios tuvimos mucho miedo, igual que el resto de la población. La incertidumbre de la enfermedad, las condiciones de trabajo y la falta de protección provocaban ese temor. Todo el mundo aportó su trabajo, con un gran sufrimiento psicológico”.

González del Castillo ha rememorado “jornadas de trabajo muy duras y largas”. “En mi Servicio de Urgencias nos contagiamos el 85% de los sanitarios. Esto significaba que al día siguiente no sabíamos quién iba a poder trabajar, no podía haber planificación del descanso”.

“Teníamos una sensación general de abandono de la familia, de los hijos, por centrarlo todo en la profesión. Por eso, de esta crisis deberíamos aprender a planificar los descansos, porque es necesario psicológicamente”.