Mejorar la eficacia y sostenibilidad de un sistema no siempre se basa en hacer cosas nuevas, a veces la clave está precisamente en dejar de hacer ciertas cosas que no aportan valor o que realmente ni si quiera funcionan. Bajo esta perspectiva, en abril de 2013 se puso en marcha el proyecto “Compromiso por la Calidad de las Sociedades Científicas en España”, también conocido como Estrategia “No hacer”,, cuyo objetivo principal pasa por disminuir la realización de intervenciones sanitarias no necesarias, entendiendo al respecto aquellas que no han demostrado eficacia, tienen efectividad escasa o dudosa, no son coste‐efectivas o no son prioritarias.

Siete años después, durante la  celebración del 24º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Farmacéuticos de Atención Primaria (SEFAP), se han presentado las cifras que confirman lo positivo de esta estrategia en la Farmacia de Atención Primaria. Entre estos datos destaca que el proyecto ha disminuido en un 23 por ciento el uso de tiras en diabéticos, un 7 por ciento las peticiones de PSA (prueba de detección del cáncer de próstata), un 5 por ciento las radiografías en lumbalgia y hasta un 16 por ciento las duplicidades en el uso de AINEs, tal y como explicó María José Pérez Boillos, jefa del Servicio de Calidad y Seguridad del paciente de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León (Sacyl).

Gracias a estos datos positivos, desde SEFAP se ha anunciado su objetivo de tener una participación más activa en este proyecto,  elaborando recomendaciones relacionadas con la actividad del farmacéutico de atención primaria. En ese sentido, desde la sociedad se solicitó a las vocalías y a los grupos de trabajo propuestas de recomendaciones  para la Estrategia “No hacer”, justificadas con evidencia científica. En una segunda fase, SEFAP creará un panel con 25 expertos de la Sociedad que será el encargado de valorar el listado preliminar con 15 recomendaciones y realizar la priorización de las 5 recomendaciones “No hacer”  finales mediante metodología DELPHI y bajo la tutorización de Guiasalud

Estrategia “No hacer”

En el contexto de esta Estrategia “No hacer”, casi cuarenta sociedades científicas españolas han elaborado un listado de 170 recomendaciones de no hacer en nuestro país, entre ellas algunas más conocidas como, por ejemplo, no tomar antibióticos para curar un catarro, gripe o resfriado; o no realizar radiografías o tomografías computarizadas a pacientes con dolor lumbar sin que existan signos de alarma.

En el caso concreto de Castilla y León, el 71 por ciento de los centros de salud de atención primaria participa en la estrategia, tal y como informó  María José Pérez Boillos. De esta forma,  cada centro de salud tiene autonomía para elegir las recomendaciones que considera prioritarias. En concreto, de las 170 recomendaciones, 12 agrupan el 90 por ciento de las elecciones realizadas por los profesionales, seis de las cuales están relacionadas con el uso de medicamentos: empleo de inhibidores de la bomba de protones, benzodiacepinas, toma de dos o más antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno, tratamiento de la bacteriuria asintomática, ; e inicio del tratamiento antihipertensivo de manera inmediata, que no está indicado en la mayoría de ocasiones en las que se detecta una cifra de presión arterial elevada.