Uno de los grandes problemas de la crisis sanitaria por el Covid19 está siendo la falta de protección de los profesionales sanitarios, que está llevando a un aumento de casos positivos entre los mismos y, por lo tanto, a una falta de personal disponible para atender a los pacientes, además de mayor posibilidad de contagio a otros pacientes sanos. No obstante, recientemente el Ministerio daba a conocer que el porcentaje de pacientes Covid19 que pertenecía al gremio sanitario alcanzaba el 12 por ciento. Según cifras aportadas por la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) esto significaría que 3.475 profesionales sanitarios han dado positivo en los test de detección de Covid19. Todo ello sin tener en cuenta que “otros muchos entrarán dentro de aquellos que llaman casos posibles, por no tener acceso a realizarse el test diagnóstico”, tal y como señalan desde la SEMG, que insisten en que “de seguir así, mantenemos uno de los más importantes vectores de transmisión de esta enfermedad”.

Para analizar el por qué de esta situación crítica, desde SEMG se elaboró la encuesta  ‘Conocimiento y percepción de las medidas adoptadas frente al COVID-19 por los profesionales de Atención Primaria’,entre los días 10 y 14 de marzo de 2020, que podría corresponder al momento en el que se iniciaron los contagios detectados actualmente, que fue completada por 1.332 profesionales de todo el país con un amplio espectro laboral, para conocer cuáles eran sus medidas de seguridad.

Los datos hablan por sí solos. En concreto, se desveló que sólo el 50,8 por ciento de ellos disponía de dispensadores de solución hidroalcohólica, sólo el 42,4 por ciento tenía contenedores de residuos adecuados en su centro laboral, sólo un 14,9 por ciento disponía de mascarillas FFP2 y FFP3 (recordamos que las mascarillas quirúrgicas no protegen, sólo evitan que se pueda transmitir la enfermedad), hasta un 30 por ciento no tenía guantes de protección y sólo un 15 por ciento tenía batas impermeables y el 16,2 por ciento protectores oculares.

Medidas a tomar

Si bien estos datos corresponden a hace unas semanas, sirven para entender la situación actual. Es por ello que para evitar empeorar los datos actuales desde SEMG insisten en que más allá de hacer críticas, es el momento de tomar serias medidas. La primera de ellas es “realizar test diagnósticos a todos los profesionales sanitarios, sin restricciones, de forma que todo el personal que atienda a los pacientes esté libre de enfermedad y no actúe como vector de transmisión”.

En esta línea, se considera que la Atención Primaria también puede tener un papel clave en esta crisis y ayudar con su gestión para disminuir el número de contagios. Para ello es necesario “dotar a la Atención Primaria de test diagnósticos rápidos suficientes que permitan identificar y aislar los casos positivos de forma eficaz, rompiendo así la cadena de transmisión”, además de “dar acceso a la Atención Primaria a pruebas diagnósticas de imagen, como dictan las recomendaciones de la SERAM respecto a la Radiología y el COVID”.

También se propone “continuar con el seguimiento telefónico de los pacientes, eliminar las acciones administrativas con renovación automáticas de las recetas de crónicos, permitiendo liberar este tiempo para una actuación proactiva con los pacientes crónicos, especialmente, a aquellos considerados crónicos complejos”.

Por último, y no menos importante, ante la situación actual, también se recuerda la importancia de “procurar los medios necesarios para que los pacientes que, desgraciadamente, están en una situación terminal como consecuencia de la pandemia, puedan tener una muerte digna”.