Después de meses de trabajo con asociaciones de pacientes como Grupo Fabry, la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS) anunció la incorporación y cobertura a pacientes con Síndrome de Morquio de por vida y desde el diagnóstico en contraste con la cobertura anterior en la que solo se les ofrecía tratamiento hasta los 10 años de edad.

En la actualidad existen diferentes tipos de mucopolisacaridosis, cuyo efecto se encuentra en la ausencia total o parcial de enzimas metabólicas necesarias para el procesamiento de los glicosoalminoglicanos o glucosaminglicanos, es decir, cadenas largas de carbono que contribuyen a la estructuración de tejidos como cartílagos, tendones, córneas, entre otros.

El Síndrome de Morquio es una de las variaciones que ya cuenta con una opción terapéutica de reemplazo enzimático, sin embargo, es incosteable para la mayoría de los pacientes, que en México, se ha detectado que 1 de cada 25.000 nacimientos tienen alguna forma de polisacaridosis.

La cobertura del síndrome de Morquio (Mucopolisacaridosis IV tipo A) se realizará sin costo para los afiliados a través del Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (FPGC), que es el mecanismo que cubre financieramente enfermedades complejas y costosas que pueden poner en riesgo la vida y el patrimonio familiar.

La Comisión explicó que las enfermedades lisosomales son padecimiento de origen genético, adquirido o desconocido; generalmente estas patologías carecen de tratamiento o éstos no siempre están al alcance de quienes lo necesitan.

De acuerdo a la Asociación de las Mucopolisacaridosis y Síndromes Relacionados, el Síndrome de Morquio afecta a 1 de cada 200,000 nacimientos, a hombres y mujeres por igual. Los pacientes, entre los 1 y 3 años, presentan deficiencia de la enzima N-acetilgalactosamina 6 sulfatasa.

Las complicaciones neurológicas incluyen compresión de nervios espinales y de las raíces nerviosas, cambios esqueléticos progresivos en costillas y el pecho; pérdida auditiva y opacidad de córneas;  presentan retraso en el crecimiento por lo cual tienen una estatura baja, displasia de las caderas, rodillas, tobillos y de las muñecas, lo que les complica moverse o valerse por sí mismos en los casos más graves. También pueden presentar malformaciones en columna cervical (hipoplasia del odontoide), alteraciones respiratorias, rigidez generalizada y las enfermedades cardíacas son comunes.

El Seguro Popular ha sido el instrumento de la política pública del Sector Salud que garantiza acceso a servicios de salud para la población que no tiene seguridad social; la incorporación de nuevas atenciones médicas es posible gracias al manejo responsable de las finanzas públicas en el sector salud, aseguraron en un comunicado de la Secretaría de Salud.