Redacción, Madrid .- La Guía Europea para el Manejo de la Hipertensión Arterial, elaborada por la Sociedad Europea de Hipertensión en colaboración con la Sociedad Europea de Cardiología, establece una serie de criterios para abordar el control de la hipertensión arterial adecuándolos a las características de la población del continente, y es que este documento, según ha indicado el actual presidente de la Sociedad Española de Hipertensión- Liga Española de Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), el profesor Josep Redón i Mas, "además de analizar las recomendaciones de la OMS, está centrado en las características de la población europea. No es lo mismo esta población que la del sudeste asiático o la de Estados Unidos, donde hay un alto porcentaje de afroamericanos, que responden a un control de la hipertensión distinto.

"Por eso – ha continuado el presidente de la SEH-LELHA – manifestamos nuestro apoyo a la guía europea y queremos transmitir a los profesionales españoles que lo que deben procurar es el mejor control del paciente, con el mejor tratamiento disponible.Hay un gran porcentaje de pacientes que necesitan una terapia combinada y además deben contrarrestrar otras alteraciones como la hiperplasia benigna de próstata y las dislipemias".

En el mismo sentido, el presidente electo de la SEH-LEHA, el profesor Antonio Coca, quien asumirá el cargo a partir de marzo del 2004, ha señalado que "la guía europea continúa el espíritu de la de la Sociedad Internacional de Hipertensión y de la OMS de 1999. Sin embargo, ambas organizaciones han sido conscientes de que es difícil hacer una guía mundial porque los diferentes países, que pertenecen a áreas geográficas de características muy distintas, no permiten establecer recomendaciones generales, según señalan los expertos. La OMS ha preferido no hacer una guía de ámbito mundial, sino que los americanos han hecho su guía, y los europeos hemos hecho la nuestra. Nosotros como españoles nos adherimos a las directrices de esta Guía, que además van en la misma línea de las que publicó la SEH-LELHA en mayo de 2002".

Este documento europeo, resultado de cuatro años de riguroso trabajo de la Sociedad Europea de Hipertensión en colaboración con la Sociedad Europea de Cardiología, defiende un abordaje de la hipertensión individualizado atendiendo a las características y factores de riesgo de cada persona. Además, mantiene un abanico farmacológico amplio siempre en beneficio del mejor control posible de la HTA. Así lo ha manifestado el doctor Jose Luis Rodicio, presidente de la Sociedad Europea de Hipertensión, quien ha indicado que "lo más importante del tratamiento es dar la opción a los médicos de que vean la clase de patología que tiene el enfermo, y así determinar cuál es la mejor medicación que se adapta a su caso". En este sentido, el doctor Redón ha indicado que los alfa bloqueantes son adecuados para utilizar en combinación y conseguir un mejor control de la hipertensión, ya que también están indicados para aquellos pacientes que presentan alteraciones de hiperplasia benigna de próstata y dislipemias"

Un aspecto novedoso y distintivo de esta guía es el mantenimiento del concepto de estratificación del riesgo cardiovascular y se mantiene la denominación de presión arterial normal y normal-alta. El doctor Coca ha explicado que "existe una franja de presión que en la SEH-LELHA consideramos que se debe seguir llamando normal, normal-alta, ya que ésta no es condición segura de desarrollar en el futuro una enfermedad hipertensiva". El doctor Rodicio reafirma esta situación considerando que "no se debe utilizar el término de pre-hipertensión, ya que prejuzga que el paciente pueda desarrollar la enfermedad, y nos parece mejor evitar a los pacientes una alarma excesiva".