Redacción.- La hipertensión constituye uno de los problemas de salud más relevantes para los ancianos, en la población española se ha descrito una prevalencia que oscila entre el 30 y el 60 por ciento, y aunque se han realizado diversos estudios, "pero no conocemos las cifras relacionadas con los ancianos institucionalizados en residencias y centros de media y larga estancia, cuando éstos presentan características determinadas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de plantear el abordaje terapéutico", ha afirmado el director asistencial del Centro Sociosanitario Cruz Roja de Barcelona, el doctor Pau Sánchez, y coordinador del estudio "Geriatric HTA". El citado estudio " avalado por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) y la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) " se está realizando para estimar la prevalencia de la hipertensión arterial en ancianos ingresados en centros geriátricos.

Los ancianos ingresados en estos centros suelen tener algún grado de dependencia, comorbilidad y polimedicación. Por ello y dadas las características de esta población "es interesante conocer la prevalencia de hipertensión, las complicaciones secundarias que hayan podido presentar y los hábitos de prescripción farmacológica en este colectivo", ha continuado el citado experto. Este trabajo de investigación, realizado por el Consorcio Sanitario Cruz Roja, cuenta con la colaboración de Novartis Farmacéutica. El corte transversal diseñado para este estudio de Investigación de Resultados en Salud (IRS) se puso en marcha el pasado martes 20 de mayo y finalizará en unos 15 días, periodo durante el cual se revisarán los historiales clínicos de todos los pacientes que ocupan una plaza o cama de los centros participantes en el estudio. Dado el número de plazas disponibles, los pacientes a registrar pueden superar los 20.000 casos.

Según ha explicado Sánchez, "el volumen de los datos clínicos y sanitarios que se va a procesar permitirá obtener estimaciones de la prevalencia de la hipertensión tanto a nivel estatal, como en lo que se refiere a las Comunidades Autónomas. Estas cifras, a su vez, podrán ser utilizadas para llevar a cabo análisis comparativos sobre prevalencias en las regiones españolas y detectar posibles diferencias entre ellas. "Esta información resultará de elevada utilidad para diseñar nuevas medidas de prevención, diagnóstico y tratamiento de la hipertensión arterial. Unas medidas de gestión sanitaria que serán más efectivas cuanto más adaptadas estén a la realidad de cada región", ha destacado el director del citado centro sociosanitario barcelonés.

En este sentido, el estudio aportará información tanto de las variables relacionadas con los centros participantes tales como comunidad autónoma, ciudad, tipo de centro y número de mayores de 65 años ingresados en el centro. y en lo que se refiere a las variables referentes a los pacientes ingresados. Los resultados serán presentados en un informe final en el que destacarán el porcentaje de ancianos afectados de HTA, eventos cardiovasculares que hayan podido presentar y hábitos de prescripción farmacológica que se están aplicando para el tratamiento de este colectivo de pacientes.

En España más de seis millones de personas son mayores de 65 años, lo que pone en evidencia el progresivo envejecimiento que están sufriendo las poblaciones de los países desarrollados. Este hecho no es sólo un cambio demográfico, sino que este proceso está teniendo importantes consecuencias en el sistema sanitario, ya que las patologías invalidantes van a pasar a tener una importancia de primer orden y la asistencia sanitaria y, por consiguiente, la asignación de recursos van a tener que ser reformadas y revisadas para adaptarse a esta nueva situación.