Uno de cada diez niños en edad escolar tiene asma, una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia. Sin embargo, los mitos sobre asma por parte de la sociedad en general, y de las familias en particular, dificultan el control de esta patología. Algunos ejemplos es que el asma es una enfermedad contagiosa, cosa que no es cierto. También que las personas con asma no deben practicar ejercicio. La realidad es que niños con asma deben practicar deporte, ya que ayuda a mejorar la salud general y el control del asma en particular.

Con el objetivo de desmontar estos mitos sobre asma, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ha comentado a trabajar con el Instituto #SaludsinBulos. El objetivo es que los pacientes no rechacen los tratamientos que les permiten controlar su asma y así tener menos crisis y mejor calidad de vida.

Como explica Luis Moral, presidente del Grupo de Trabajo de Alergia Respiratoria y Asma de SEICAP, los mitos sobre asma que más pueden influir son los relacionadas con el tratamiento.  “Ya que muchas veces no se utiliza o se administra de una manera errónea”. De hecho, durante la adolescencia suele haber problemas de adhesión al tratamiento. Entre otros factores, debido a la desinformación y a las suposiciones incorrectas sobre el asma. No obstante, los adolescentes tienen más acceso a Internet y a las redes sociales y estas fuentes pueden ser peligrosas para ellos si no se sabe identificar la información veraz. Así lo atestigua un trabajo realizado por la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica (EAACI por sus siglas en inglés).

Desmontando mitos sobre asma

Desde el Instituto #SaludsinBulos se recuerda la importancia de acudir a fuentes de información fiables. “Las sociedades científicas y las asociaciones trabajan para ofrecer información veraz a los pacientes y sus familias”, insisten. Por ello es fundamental que tanto el profesional sanitario como el paciente sepan identificar los mitos sobre asma entre todos los contenidos que se encuentran en lnternet.

Algunos de estos mitos sobre asma afectan a los tratamientos. Actualmente, el asma se controla con mayor frecuencia con corticoides inhalados en dosis bajas. Estos pueden utilizarse durante mucho tiempo (meses o años) sin efectos adversos apreciables. Existen otros medicamentos que ayudan a controlar el asma sin tener que aumentar las dosis de corticoides inhalados. El pediatra alergólogo valorará una serie de factores, como la intensidad de los síntomas, su frecuencia y duración, entre otros.