La revolución en los métodos diagnósticos, que aseguran resultados de calidad en menor tiempo, son claves para reducir la mortalidad. Pero también para prevenir las resistencias bacterianas y optimizar costes farmacéuticos y hospitalarios. Es por ello que la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) reclama una continuidad asistencial.

Así, pide que el servicio de Microbiología Clínica sea considerado como esencial. Para ello debe estar disponible las 24 horas, los 7 días a la semana. No obstante, el retroceso a una situación anterior a la pandemia podría provocar que no se pueda seguir dando la misma respuesta. No solo ante la COVID, también ante urgencias microbiológicas de pacientes con infecciones graves que precisan un diagnóstico rápido y fiable.

Una Microbiología clínica que no descansa

Está demostrado que el aumento del uso tanto de las técnicas de diagnóstico rápido como las PCR simples o sindrómicas para casos graves de meningitis, sepsis o neumonía, la identificación de microorganismos por espectrometría de masas en minutos y los antibiogramas en menos de 5-6 horas a partir del aislamiento del microorganismo, contribuyen a que el clínico disponga de los resultados en el menor tiempo posible, lo que redunda en un manejo óptimo del paciente.

Por eso, no se entienden los intentos en algunas áreas sanitarias de retroceder en el tiempo. En concreto, al horario de 8 a 15 horas. O a lo sumo a ampliaciones mínimas de este horario obsoleto. Todo ello parando máquinas y profesionales e impidiendo que los pacientes y los clínicos que los atienden dispongan del moderno diagnóstico microbiológico a tiempo real. Una situación que se agrava los fines de semana. No obstante, las infecciones graves no entienden de días festivos.

Así, desde la SEIMC insisten en que “la continuidad asistencial y las técnicas de diagnóstico microbiológico rápido son fundamentales en el manejo de las infecciones. Las infecciones graves no tienen horario: los servicios de Microbiología clínica de nuestros hospitales no se pueden parar”.