SEMI, SEMFYC, SEMG, SEMERGEN, SEMICYUC y SEC han vuelto a recordar su posicionamiento en contra de la creación de la especialidad de Urgencias y Emergencias. En concreto, a raíz de las recientes informaciones publicadas en los últimos días. Esta seis sociedades científicas firmantes destacan que el pasado mes de marzo la Comisión de Sanidad ya rechazó el reconocimiento de la especialidad.

Así recuerdan algunos de los motivos de su posicionamiento en contra. Consideran que la atención de urgencia se entiende como una atención integral y continua que se presta por atención primaria y hospitalaria. También por los dispositivos específicamente dedicados a la atención urgente. Cualquiera de esos ámbitos, que van desde el domicilio del paciente hasta el hospital, pasando por la urgencia extrahospitalaria, forman parte del ámbito natural de trabajo del médico de familia.

Asimismo, la patología que se atiende en Urgencias, así como toda la patología urgente es enormemente variada. No sólo es patología aguda sino también crónica. Por ello, los profesionales de los servicios de urgencias deben tener un perfil “generalista”. Todo para así poder dar respuesta adecuada a los problemas generales de los pacientes.

Otros argumentos de este posicionamiento en contra

Por otra parte, desmienten que existan deficiencias en la calidad de la atención prestada en los servicios de urgencias. También que la falta de una especialidad de Urgencias comprometa dicha asistencia. Afirman que existe un alto grado de capacitación de los profesionales que actualmente atienden dichos servicios. Estos en su práctica totalidad son médicos especialistas vía MIR, mayoritariamente de Medicina Familiar y Comunitaria y Medicina Interna. También de Cuidados Intensivos y de otras especialidades que tienen una amplia formación para atender cualquier patología urgente.

Por ello, concluyen que la aparición de una nueva especialidad de Urgencias y Emergencias no resolvería ninguno de los problemas actuales. Estos son de índole organizativa y no competencial. De hecho, estiman que la creación de esta especialidad reforzará un modelo asistencial fragmentado que es insostenible en el tiempo. Por todo ello actualizan su posicionamiento en contra de la creación de la especialidad.