Redacción, Madrid.-La Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética (SEMCC) y la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME), que juntas representan los intereses de más de 700 médicos en nuestro país, han decidido unir sus esfuerzos ante la Administración central para lograr la regulación del sector de la estética en nuestro país, tal como han informado a través de un comunicado de prensa. En su opinión, dicha regulación se ha de conseguir mediante la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS), cuyo anteproyecto ya ha sido aprobado por el Consejo de Ministros.

Ambas Sociedades han solicitado a la Administración que contemple, de la manera que estime oportuno y mediante la titulación oficial correspondiente, el reconocimiento de una actividad profesional que proponen se denomine Medicina Estética.

Esta actividad, según su criterio, comprende el conjunto de prescripciones, actuaciones, técnicas y procedimientos médicos y/o quirúrgicos (estos últimos limitados a la piel, los anejos cutáneos, el tejido celular subcutáneo y el sistema venoso superficial), destinados a: la promoción de la salud; a la prevención, diagnóstico y tratamiento de los aspectos inestéticos (o juzgados como tales por el propio paciente) constitucionales o adquiridos; y al tratamiento de los estados de incomodidad general consecuencia del envejecimiento fisiológico.

Con esta definición como herramienta, la SEMCC y la SEME plantean promover a través de las corporaciones profesionales propias un registro único estatal de médicos en el ámbito de dicha actividad profesional. Con dicho registro se pretende conocer con la mayor aproximación posible el número y las características más significativas de quienes se dedican a la medicina estética.

En la solicitud conjunta que ambas entidades médicas han realizado a la Administración se recoge la posibilidad de que dicha titulación se otorgue mediante la evaluación de los expedientes profesionales que habrán de contemplar, entre otros aspectos: la formación oficial acreditada (másters, diplomaturas, cursos universitarios, formación continuada,…; la actividad profesional acreditable (colegiación, pertenencia a una sección o asociación colegial o a una sociedad científica del sector,…); la experiencia profesional acreditable( registro de cirugías o tratamientos, cuestionario sanitario previo, conformidad de alta, hojas de satisfacción del paciente,…; e informes de siniestralidad.

El afán por parte de la SEMCC de conseguir esta regulación, tal como ha señalado en su comunicado, responde a su política de que los usuarios conozcan sus derechos y puedan recibir con la mayor información y seguridad posibles los tratamientos médicos que soliciten, especialmente los que, como es el caso de la medicina estética y la cirugía cosmética, son demandados por personas sanas.