La Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) ha reclamado que esta práctica se reconozca como especialidad médica. Así lo ha hecho con motivo del Día Mundial de la Medicina Estética, que se celebra el 6 de septiembre como iniciativa de la Unión Internacional de Medicina Estética (UIME). En la actualidad, en España la Medicina Estética no es una especialidad médica propia del MIR, sino que es “de ámbito exclusivamente privado”, como ha recordado la SEME.

Medicina Estética como especialidad médica

“Tenemos que alejar de una vez por todas las consideraciones frívolas que se han creado en torno a la Medicina Estética”, ha pedido Petra Vega, presidenta de la SEME. Esta experta ha indicado que cada vez más los ciudadanos acuden a los expertos para buscar “una salud integral”. “Se trata de un estado de completo bienestar físico, mental y social, como lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y esa es precisamente la máxima de la Medicina Estética”, ha dicho.

“El médico estético está dedicado a mejorar el aspecto de las personas para lograr ese estado de salud y que entendemos como un área de conocimiento específico, similar a la especialidad médica”, ha indicado Petra Vega.

Temas del 37 Congreso Nacional

La definición de la OMS es el lema del 37 Congreso Nacional de Medicina Estética que se celebra del 25 al 26 de febrero de 2022 en Málaga. Más de 1.500 médicos estéticos forman parte de la SEME, si bien los colegios de médicos han calculado que hay entre 4.500 y 6.000 profesionales que ejercen esta modalidad en España.

El comité científico ha elaborado un programa práctico que tratará los tres niveles del bienestar, el  físico, el mental y el social. Los expertos abordarán la evidencia, eficacia y seguridad de los tratamientos. Entre otros temas, analizarán el abordaje psicológico de los pacientes que acuden a las clínicas estéticas.

Visión interdisciplinar

Los organizadores del encuentro también han destacado la necesidad de tratar la Medicina Estética con una “visión interdisciplinar”. La idea es conseguir “una salud integral de la población”. Para ello, es fundamental fomentar el trabajo conjunto de los médicos estéticos con los cirujanos estéticos, dermatólogos, oncólogos, endocrinos, etc. El principal objetivo es “acompañar adecuadamente al paciente en todas las fases del tratamiento”.

Un informe de la SEME publicado en enero de 2020 ha evidenciado “un crecimiento continuado” de personas que acuden a los servicios de Medicina Estética. Cerca del 40% de la población española utiliza los servicios de un médico estético. Este dato ya suponía un aumento del 5,4% respecto a los dos años anteriores.

Eduardo de Frutos, vocal de SEME, ha destacado del estudio la entrada de un público más joven “influenciado por las redes sociales”. Asimismo, ha aumentado el número de hombres que requieren intervenciones estéticas. “Los pacientes de la Medicina Estética merecen que sus gobiernos les protejan y garanticen su seguridad. Deben ser atendidos siempre por profesionales cualificados en centros autorizados”.