Los especialistas en Urgencias y Emergencias llevan reclamando la existencia de la especialidad desde hace 30 años, y si bien se ha ido progresando, en opinión de Juan Jorge González Armengol, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), es hora de que “tome nota quien tiene que tomar la última decisión”, según ha declarado a Europa Press.

Como recuerda el experto, actualmente, existe un gran consenso por parte de todas las Comunidades Autónomas, mundo profesional, servicios de médicos, sindicatos, “y ahora además se añade el mundo político, con el masivo apoyo de casi todos los consejeros”. Es por ello que “a partir del consenso, que ya está prácticamente hecho en el Consejo Interterritorial”,  solo falta que se tomen las medidas necesarias desde el Ministerio de Sanidad.

Asimismo, Armengol apunta que crear esta especialidad ya es una “realidad social”, puesto que es el medio para garantizar una adecuada y equitativa atención a los pacientes tanto en los hospitales como servicios de emergencias.

Un modelo concreto

Respecto cuál es el modelo que se defiende desde SEMES, la sociedad defiende que  la especialidad debe ser creada de forma definitiva en el ámbito civil como especialidad primaria, tal y como está reconocida en 22 países de la Unión Europea y 100 en el mundo.

Así lo han recordado durante la 3ª Cumbre sobre el futuro de la Medicina de Urgencias y Emergencias en el Sistema Nacional de Salud, en la que además han explicado que a formación a través de la especialidad de Emergencias y los Servicios de Urgencias en el Sistema Nacional de Salud, asegura que los pacientes reciban una atención urgente de calidad en todo el territorio nacional; no solo en el ámbito militar, sino también civil.

Es por ello que desde SEMES defienden que la homologación de estos profesionales, su actualización en competencias y la regularización jurídica redundará en "una mejor asistencia urgente de calidad a los español.