Ante la celebración del Consejo Interterritorial del SNS la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) pide un acuerdo autonómico para solucionar la crisis de la Sanidad Española.

En concreto, pide el apoyo para el ‘Manifiesto para la toma de medidas estatales urgentes en materia de atención primaria’ a propuesta de los Gobiernos de Galicia y Euskadi; y al que se han sumado otras CC. AA. Así, ven urgente un acuerdo autonómico para abordar la grave crisis en la que se encuentra inmersa la atención primaria en España. No obstante, esta también hace que los servicios de urgencias y emergencias sufran las consecuencias con una sobre saturación del 30 por ciento.

De hecho, las urgencias y emergencias están asumiendo la séptima ola de COVID con una alta incidencia y hospitalizaciones. Pero también distintos virus respiratorios, la viruela del mono, el aumento de accidentes de tráfico por las vacaciones, grandes eventos (semana del Orgullo Gay en Madrid), festivales y aglomeraciones en las zonas turísticas, entre otras causas.

Urge un acuerdo autonómico

Sobre la urgencia de un acuerdo autonómico se pronunciaba el presidente de SEMES, Tato Vázquez Lima. “Nuestros líderes políticos deben tomar medidas drásticas e inmediatas. De no ser así, en breve, la sociedad española se va a quedar sin médicos de atención primaria. Es importante tener en cuenta que la primaria debe ser la base del sistema y, junto con los servicios de urgencias y emergencias, son la vía de entrada de los pacientes al Sistema Sanitario”.

Respecto al ‘Manifiesto para la toma de medidas estatales urgentes en materia de atención primaria’, cabe apuntar algunas cuestiones. La primera que, entre sus medidas, propone la creación con tramitación preferente en España, de la Especialidad de Medicina de Urgencias y Emergencias. Una de las más importantes reclamas de SEMES.

Además, se identifica un conjunto de medidas muy concretas de competencia estatal en materia de formación sanitaria especializada para implantar de forma urgente. Todas ellas orientadas a solucionar los problemas derivados de la imposibilidad de una planificación adecuada de profesionales médicos y la falta crónica de financiación del sistema sanitario.