Vicente Martínez, Valencia.-El presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), Luis Jiménez explicó que el XV Congreso celebrado por su Sociedad en Valencia hasta el pasado día 14 ha puesto de manifiesto el gran uso que hace la población de las urgencias. Esta afirmación de Jiménez supone, entre otros problemas, que tan sólo el 35 por ciento de los pacientes que acuden a urgencias tienen motivos reales para hacer uso del servicio médico.

Sólo durante 2002, los servicios de urgencias atendieron cerca de 37 millones de consultas, aunque el 65 por ciento de las mismas no era urgente y sólo un 25 por ciento de los pacientes acudía derivado de un centro sanitario, por lo que los especialistas pidieron un "uso racional" del servicio.

El experto criticó la "ausencia de dotación de recursos en función de la demanda asistencial" que, a su juicio, hay en los servicios de urgencias, e indicó que no existe ningún tipo de regulación que concrete cuántos médicos, enfermeros o técnicos debe haber en función del número de pacientes.

Por su parte, el secretario de relaciones profesionales de la SEMES, Vicente Collado, explicó que el congreso, cuyo lema ha sido ‘La Urgencia en Progreso’ "ha servido para que los médicos de urgencias tomen conciencia de que se trata de un trabajo muy humano, porque la incorporación de tecnología clínica es importante, pero lo es más poder dar humanidad a la creciente población que envejece y al cuantioso número de inmigrantes que llegan a España todos los años".

Otro de los temas estrella de la reunión de la SEMES, que han tenido la visita de más de 1.800 profesionales, ha sido la conferencia impartida por Antonio Dueñas, profesor titular de toxicología clínica de la Universidad de Valladolid y responsable de la unidad regional de toxicología clínica del Hospital Río Ortega, quien alertó sobre la necesidad de tener una coordinación médica y de riesgos ante ataques por armas nucleares, biológicas o químicas (NBQ).

Dueñas explicó que todos los días se tratan en los hospitales españoles enfermos intoxicados o con infecciones, por ello "existen" las bases generales de manejo de este tipo de patologías. De hecho, los sistemas de urgencias y emergencias en España fueron mejorados a partir de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la liberación de esporas de ántrax, y actualmente existen en todos los hospitales españoles.

Este experto consideró que la invasión de Iraq "no ha influido" en la potenciación de los sistemas de urgencia, que ya fueron mejorados tras los atentados del 11 de septiembre y la liberación de esporas de ántrax siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En el Congreso también se abordó el creciente problema de los malos tratos y de cómo ha de actuar el facultativo ante los síntomas claros de una situación así. Vicente Collado indicó a EL MEDICO INTERACTIVO que se está redactando un protocolo para que los médicos sepan como asesorar a las víctimas que llegan a los servicios de urgencias de los hospitales cuando se produzca un caso de violencia doméstica.

"Este año hemos detectado que temas más sociales, como la detección de las nuevas drogas de diseño que están causando estragos entre la población juvenil, interesan mucho a los facultativos" indicó Collado quien también comentó que los problemas recurrentes han sido "las vías de financiación de los servicios de urgencias y las cuestiones para mejorar la calidad de vida de los profesionales", concluyó.