Tras más de un año desde la aparición del SARS-Cov-2 es hora de hacer balance de todo lo aprendido. No solo sobre la propia COVID, sino cómo aplicarlo en otros ámbitos, también en el tratamiento de otras enfermedades de contagio o infecciosas.

Con este objetivo, el Grupo de Infecciones en Urgencias de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (INFURG-SEMES), ha lanzado su programa formativo “Más allá de la COVID”. El mismo cuenta con expertos de primer nivel en las áreas de microbiología, infectología, medicina interna, neumología, urgencias y atención primaria. Su objetivo es revisar las novedades en el tratamiento de enfermedades de contagio. Todo ello para anteponerse a las posibles situaciones futuras.

Uno de los puntos en los que han incidido los especialistas, ha sido el de los aspectos microbiológicos a la hora de elegir un tratamiento antibiótico para las infecciones del tracto respiratorio. Sobre este tema ha profundizado Rafael Cantón, jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. En concreto ha remarcado que ha remarcado que existe una alerta debido al aumento de la resistencia a los antimicrobianos debido al COVID. “Por eso debemos conocer los elementos claves para la selección de los antibióticos orales a la hora de tratar las diferentes infecciones respiratorias”.

Además, la falta de inmunidad en la población frente al virus de la gripe tras más de un año sin estar expuestos a causa del COVID-19 plantea nuevos retos. Así, la OMS y a los ministerios de sanidad europeos deben extremar la campaña 2021-2022 y a estudiar nuevas estrategias para evitar complicaciones con el virus de la influenza.

Enfermedades de contagio

Las enfermedades de contagio continúan siendo una realidad. Sus causas, desarrollo y localización son múltiples, por lo que la implicación multidisciplinar y de los diferentes servicios de Urgencias y Atención Primaria es clave. Juan González del Castillo, coordinador de INFURG-SEMES, incidía en este aspecto. “No hay una enfermedad infecciosa, sino cientos. Es necesario conocer tanto las características del paciente como el cuadro clínico que presenta”, señalaba.

Todo para poder seleccionar el mejor tratamiento en enfermedades que pueden derivar en aspectos muy leves, o en una afección grave que ponga en riesgo la vida. Por ello es necesario hacer una revisión completa desde las diferentes especialidades y conocer de primera mano las diversas problemáticas que se pueden encontrarnos en cada área.