La pandemia ha traído cambios organizativos y un cambio de modelo asistencial de urgencia. Algunos han supuesto muchos problemas, pero otros quizás ofrezcan nuevas y necesarias soluciones. Es el caso de Atención Primaria, donde muchas de las consultas se han resuelto a través de la atención telefónica. Si bien es necesario volver a la presencialidad, sí es cierto que cribar las consultas según las necesidades podría resultar un avance tanto para profesionales como para pacientes.

En esta línea, desde semFYC plantean un cambio de modelo asistencial en Atención Primaria. Este modelo debe basarse en la consulta proactiva, sin listas de espera y programar la presencialidad según motivo de consulta.

Por qué se necesita un cambio de modelo asistencial

A este respecto se manifiesta Salvador Tranche, presidente de la semFYC. Según el experto, la Medicina Familiar y Comunitaria topa hoy con una compleja situación. Esta se resume en puntas de aumento de la demanda, crecimiento de la ratio de cronicidad y reducción de la oferta por la contracción de la demografía médica. Es lo que Tranche denomina “la tormenta perfecta”.

Para Tranche, la solución pasa por multiplicar el valor de “en todas partes”. Este es, de hecho, el lema elegido este año por la sociedad para celebrar el Día de la Medicina Familiar y Comunitaria. “En todas partes significa que la Medicina Familiar y Comunitaria aporta una visión transversal en todos los niveles asistenciales en los que está presente”, defiende. De hecho, recuerda la importancia del ámbito urbano y en el rural. También de los servicios paliativos, los centros sociosanitarios o las urgencias extrahospitalarias.

Asimismo, ‘En todas partes’ también significa en consultas presenciales, en actos médicos telefónicos y en telemedicina. “Esta es una de las claves de la solución, una nueva gestión de la atención sanitaria garantizada”. Este cambio de modelo asistencial se basa, por tanto, en la visión de equipo medicina-enfermería-administrativo de Atención Primaria de Salud. Gracias al mismo, cada caso es valorado y se deriva al modelo de atención que mejor se adecúa a la necesidad asistencial.