S.P.,Madrid.-Como parte integrante en la elaboración del Plan Integral de Cardiopatía Isquémica (PICI), recientemente presentado en el Consejo Interterritorial, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria ha expresado su satisfacción por la buena acogida del documento entre los miembros del CISNS aunque también ha insistido en que para su adecuada puesta en marcha resulta necesaria, entre otras cosas, la coordinación entre los distintos niveles asistenciales.

Para la elaboración de este documento, liderado por el profesor Alfonso Castro Beiras, jefe de Cardiología del Hospital Juan Canalejo de La Coruña, el Ministerio de Sanidad ha solicitado la participación de diversas Sociedades Científicas entre ellas semFYC, "a quienes se nos ha encargado colaborar en el desarrollo de los aspectos relacionados con la prevención, el abordaje de factores de riesgo, el tratamiento de la enfermedad coronaria crónica y la rehabilitación, a través de nuestros grupos de trabajo", según ha informado a EL MEDICO INTERACTIVO su presidente, Luis Aguilera.

Aguilera ha insistido en que "en la ejecución del Plan entran en juego muchos elementos como la continuidad de la atención, el establecimiento de estándares de atención enfocados a la cardiopatía, para los cuales son imprescindibles una serie de requisitos entre ellos, la coordinación, además de entre niveles, también entre distintos sectores sanitarios".

Desde semFYC, por tanto, se ha dado importancia a la existencia de este documento "guía", del que partiéndose de unos puntos críticos existentes en la actualidad se establecen unos objetivos y unas acciones a ejecutar para alcanzar una mayor eficiencia en el abordaje de las cardiopatías isquémicas a partir de las necesidades de la población.

Sin embargo, Aguilera advierte que esos puntos críticos pueden afectar irremediablemente, "por lo menos en el primer nivel asistencial" si no se tienen en cuenta ciertos requerimientos tales como la existencia de una financiación suficiente, la integración de la formación continuada, la ampliación de tiempo para atender a los pacientes, además de la coordinación entre niveles. "Los equipos de atención primaria"prosigue el presidente de la semFYC- saben cómo hay que abordar estos problemas, pero sin los referidos requisitos las cosas no podrán hacerse de una manera eficiente".

Cabe recordar que el principal objetivo del PICI es la elaboración e implantación de estándares y modelos de atención en los ámbitos de la prevención, el manejo clínico, la rehabilitación y la reinserción social, los sistemas de información y la investigación, para el tratamiento integral de las cardiopatías isquémicas. Asimismo, se incide en la promoción de hábitos de vida saludable con especial insistencia en la reducción del consumo de tabaco y alcohol, la obesidad, la dieta cardiosaludable, la actividad física y los factores de riesgos psicosociales.

Puesta en marcha

Este documento ahora deberá ser estudiado por las CC.AA. para su posterior ratificación definitiva. Una vez realizados estos trámites estará disponible para su puesta en marcha, en la cual, según entiende semFYC, "el Consejo Interterritorial, en el que participan todas las CC.AA., deberá ejercer un importante papel, ya que su implantación deberá ser acorde en todos los servicios de salud", en palabras de su presidente.

Por su parte, la vicepresidenta de esta entidad científica, Carmen Moliner, quien ha valorado positivamente que "en el plan se haga una identificación de una serie de problemas y se establezcan unos objetivos y unas acciones que deberán ser llevadas a cabo para alcanzar una mayor eficiencia en el abordaje de las cardiopatías isquémicas, patologías muy prevalentes en nuestro medio", indica que "ahora lo que queda por saber es cómo se va a llevar a cabo y de qué presupuesto se va a disponer para ello".