En la busca de soluciones ante las posibles incidencias que suponga la vuelta al colegio de los menores, el Gobierno ha anunciado nuevas medidas. Entre ellas, la intención de cubrir mediante la prescripción de Incapacidad Temporal las bajas laborales de padres y/o madres de menores que necesiten cumplir el periodo de cuarentena por ser un contacto estrecho de un infectado por COVID-19. Esto supone una nueva burocratización para una Atención Primaria ya saturada.

Así lo han señalado desde la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), especialmente preocupados por esta burocratización. “Queremos expresar nuestra oposición a esta medida que entendemos supone una interferencia grave sobre la capacidad de que nuestros médicos atiendan cuestiones de salud indemorables”.

Señalan que esta medida supone una burocratización excesiva. Especialmente en un momento en el que los médicos están centrados en contener los múltiples brotes epidémicos que se están detectando a diario en todas las comunidades.

El problema de la burocratización en pandemia

Debido a esta situación, desde Semfyc han llamado la atención y constatar algunos aspectos. “Llevamos años denunciando la histórica infradotación por parte de las Administraciones de la Atención Primaria de Salud en lo que se refiere a espacio de acciones médicas. Esta minusvaloración se ha acrecentado y reforzado en el último decenio”. Desde su punto de vista esto se debe a una desinversión sostenida tanto en recursos como en personal. También a una clara falta de previsión. Todo ello, ha conducido a la Atención Primaria a una situación crítica estructural.  “A pesar de la cual hemos estado dando respuesta sostenida a la crisis de la COVID, desde febrero de 2020”, han aseverado.

Por todo ello, Semfyc ha pedido elaborar un mecanismo socio laboral alternativo, y no uno medicalizado para resolver esta necesidad social y laboral de conciliación. Esta medida evitaría una burocratización añadida a la presión asistencial de la pandemia. “Es un contrasentido que los profesionales médicos tengamos que estar resolviendo procedimientos administrativos en lugar de estar centrados y concentrados en curar y atender a las personas enfermas”.