El Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha elaborado una encuesta sobre la desprescripción de antibióticos en Atención Primaria. Según la misma, el 92,5 por ciento de los médicos ha utilizado la estrategia de deprescrición de antibióticos en su práctica clínica al menos una vez. Mientras, el 75 por ciento de los encuestados declaró que al menos una vez al mes, ven a pacientes cuyos cursos de antibióticos se inician innecesariamente.

El objetivo de la encuesta de semFYC era conocer la opinión y la utilización rutinaria de la deprescripción antibiótica por parte de los médicos de familia españoles. Respondieron más de 1.000 facultativos pertenecientes a la semFYC. En su mayoría afirmaron que esta es una buena estrategia para evitar causar perjuicios a los pacientes y disminuir resistencias antimicrobianas.

La encuesta también aborda las situaciones más proclives a la deprescripción para los médicos. Así, resalta como la más habitual cuando el paciente presenta un resfriado común o una gripe (97,6 y 93,5 por ciento, respectivamente). Por el contrario, solo en el 50 por ciento de los casos de presentar una bronquitis aguda se deprescribe una pauta ya iniciada. Incluso si se considera que el paciente no la necesita.

Utilidad de la desprescripción de antibióticos

Las infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos causaron 33.000 muertes en 2015 en Europa, según la estimación realizada en un estudio del Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), publicado en la revista científica ‘The Lancet Infectious Diseases’. De hecho, en Europa mueren más personas a causa de las resistencias microbianas que por siniestralidad vial; respecto a los 33.000 fallecidos, en las carreteras fallecieron el año pasado 19.800 personas.

Actualmente, la evidencia señala que la reducción de las pautas de consumo de estos medicamentos y la supresión de las mismas si se detecta que el antibiótico no está indicado, conduce a un menor riesgo de resistencias. La desprescripción del antibiótico se realizaría en determinados casos y siempre bajo supervisión médica. En la actualidad, para la mayoría de las infecciones atendidas en Atención Primaria, acortar la duración de las pautas estándar con tratamiento antibiótico disminuye la probabilidad de producir resistencias y efectos secundarios. Incluso en infecciones potencialmente mortales, como la neumonía.