La escasa planificación y previsión en recursos humanos, la falta de inversión y una visión cortoplacista de la gestión han conducido a una situación “crítica e insostenible” para la Atención Primaria, que ha llevado a la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) a proponer una Ley General de Atención Primaria que “permita blindar la financiación, ofrecer una atención equitativa y de calidad, que ayude a actualizar la cartera de servicios y mejorar la salud de la población”. Así lo han explicado la presidenta de semFYC, María Fernández, en la presentación del XLII Congreso anual de esta sociedad científica que arranca hoy en Sevilla. La propuesta de una Ley General orientada a este nivel asistencial ha sido anunciada en rueda de prensa y procede de un trabajo previo del Plan de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023 que ha ido acompañado de reuniones con el Ministerio y un debate compartido con representantes de las 17 comunidades autónomas.  “Necesitamos una gestión de la Sanidad independiente de la ideología en un país en el que muchos políticos no saben ni quién es su médico de familia”, afirmó Fernández.

La presidenta de SemFYC dijo ver “con verdadera preocupación que a partir del documento de mejora de la AP propuesto por el Ministerio de Sanidad el pasado mes de diciembre, en muchas CC. AA. se han llevado a cabo planes dirigidos en ocasiones al cierre de centros de AP, con una clara concentración de la actividad asistencial a los centros hospitalarios y, en algunos casos, incluso una tendencia hacia la privatización”. Preguntada por la idoneidad de una Ley específica en lugar de reformar la Ley General de Sanidad, Fernández cree que la Ley 14/1986 es “un marco que podría incluir reformas y mejoras para AP, pero creemos que esta ley se diseñó con un excesivo hospitalocentrismo” y destacó que “actualmente la AP se desangra y no nos vemos amparados con esa Ley”.

Asimismo, hizo hincapié en que la AP mejora la atención hospitalaria y resuelve un 90% de los problemas de salud de la gente. “Queremos un catálogo de prestaciones y servicios que sea óptimo y no un catálogo de mínimos. Una Atención Primara que sea equitativa y de calidad”.  Respecto a las prestaciones, desde SemFYC confirmaron estar trabajando con el Ministerio de Sanidad en el rediseño de esa cartera de servicios.

Proteger la inversión

Una de las claves de esta propuesta legislativa reside en la necesidad de blindar la AP a nivel presupuestario. El montante global sanitario debería acercarse al 10% del PIB del país, según las recomendaciones de la OMS. En España en 2019 rondaba el 6% y, con los fondos Covid inyectados para la gestión de la pandemia llegaron al 7,5% en 2020; unos 83.811 millones de euros que se traducen en una inversión de 1.770 euros por habitante. De ellos, solamente 253,89 van dirigidos a Atención Primaria. “Si se cumplieran los estándares de la OMS, Atención Primaria debería contar con una financiación de cerca de 34.640 millones de euros, lo que supondría un gasto en AP por habitante de 731,60 euros al año”.

La presidenta de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria, la doctora Pilar Terceño, hizo hincapié en que el aumento de la inversión será necesario para contratar más médicos y mejorar sus condiciones. “La especialidad está en riesgo por la carencia de profesionales y la escasa reposición del personal que se jubila”, dijo. Asimismo, aclaró que no se trata de un problema de previsión puntual en los meses anteriores respecto a las bajas a cubrir en verano, sino a una falta de visión estratégica y planificación a años vista para contar con suficientes especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria. De ahí también la necesidad de una ley estatal que garantice esta adecuada planificación, ya que “esto no debería depender de quién está gobernando”. Así, subrayó que “somos de las especialidades con menos recambio de aquí a 2030”, lo que supone que “uno de cada tres médicos en los próximos cinco años se va a jubilar”.

Programa multidisciplinar

La visión multidisciplinar de este nivel asistencial es protagonista también de este congreso, tanto por el contenido del programa como por la propia perspectiva de la semFYC respecto al futuro de la profesión. José Luis Hernández, coordinador del Comité Científico, explicó que “el programa científico de este congreso es un mapa que se puede transitar por varias rutas: una estaría definida por los nuevos caminos a recorrer y las nuevas formas de hacer las cosas”. También hay una “ruta marcada por la innovación y la tecnología para poder aprovechar bien las herramientas digitales sin dejar de lado la asistencia presencial”. Por último, destacó aquellos contenidos con clara visión multidisciplinar, tanto en contenidos tradicionales en áreas como diabetes, patología cardiovascular o prevención; como contenidos más innovadores, destacando la conferencia inaugural de Clara Grima, matemática, divulgadora y elegida por la revista Forbes como una de las 22 personalidades protagonistas del cambio para el año 2022.

Por otro lado, la visión multidisciplinar de la Atención Primaria también abarca a todos los protagonistas de este nivel asistencial. Las representantes de semFYC aludieron a la necesidad de reforzar la figura del personal administrativo sanitario que descargue de labores administrativas a los clínicos en pro de la desburocratización de su labor.  “Nuestro modelo de AP cuenta con la colaboración de enfermería, pacientes, farmacéuticos de AP y farmacéuticos comunitarios. Los médicos no queremos delegar, queremos compartir y que cada uno haga el trabajo que tiene que hacer. El congreso acogerá mesas con distintas sociedades de pacientes, y otros profesionales de AP y también habrá lugar para el análisis de la gestión autonómica con experiencias en Cataluña, Andalucía y Canarias.