La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha solicitado en el Ministerio de Sanidad la convocatoria de un Consejo Interterritorial (CI) monográfico de Atención Primaria en el que se puedan abordar los grandes problemas que tiene la profesión y el primer nivel asistencial. Entre ellos, la SEMG ha señalado la falta de relevo de profesionales con las futuras jubilaciones, así como la escasa coordinación entre comunidades autónomas en los procesos formativos de los residentes de Medicina Familiar y Comunitaria, que frecuentemente son considerados como "mano de obra barata" en los hospitales de referencia.

El secretario general de Sanidad y Consumo, José Javier Castrodeza, se ha reunido con el presidente de la SEMG, Antonio Fernández-Pro Ledesma, y con los vicepresidentes Diego Vargas y Pilar Rodríguez. Además, la comitiva SEMG ha solicitado "la coordinación, homogeneidad y equidad de todo el sistema" para desarrollar mejoras del primer nivel asistencial basados en sus "necesidades actuales y reales", como ha explicado Diego Vargas.

Requisitos básicos para la troncalidad

Pilar Rodríguez, por su parte, ha comentado en la reunión algunos de los requisitos básicos que serían necesarios para que la troncalidad mejore el sistema formativo actual, como la definición de los entornos formativos y de los programas de las especialidades, con especial énfasis en el tronco común y en los desarrollos específicos de cada una de las especialidades. Asimismo, para la SEMG es prioritario que toda decisión se ajuste a objetivos docentes y se fijen los modelos de evaluación.

"La troncalidad aplicable con estos requisitos, para que sea sostenible, tiene que mejorar el procedimiento actual y, desde luego, nunca ponerlo en peligro", aportando soluciones a dos problemas concretos. Por un lado, el problema de las acreditaciones de los dispositivos y unidades docentes, sistema que actualmente está bloqueado, con acreditaciones pendientes desde 2012.

Desde la SEMG se propone recuperar el modelo que se había explorado con el desarrollo previo de la troncalidad, que daba responsabilidad al conjunto de la unidad docente, jefe de estudios, gerencia respectiva y comunidad autónoma, para acreditar de forma provisional, y que posteriormente sea valorado a través de una auditoría que de paso a la acreditación definitiva.

El otro problema que debe resolver la troncalidad es el del reconocimiento y profesionalización de los actores docentes en la formación sanitaria especializada. El reconocimiento del tutor se debe hacer con los desarrollos autonómicos del Real Decreto 183/2008. Si bien, hay algunas comunidades autónomas que si lo tienen desarrollado, "la aplicación es parcial". Lo que interesa es que se determinen bien los miembros y roles de la estructura docente (tutor, colaborador docente, cotutor y jefe de servicio) y que además se reconozca su función desde el punto de vista académico y laboral.

Tutores voluntarios sin reconocimiento

La SEMG ha recordado que los tutores de los residentes son voluntarios, tienen la misma carga de trabajo que los demás y, además, se dedican a labores docentes. "No solamente los tutores no cobran por ello, sino que no se les reconoce a ningún efecto, ni académico ni de ningún tipo". A pesar de ello, el modelo de formación sanitaria especializada es uno de los mejores modelos que hay a nivel europeo y a nivel mundial, "pero basado en el voluntarismo y con los problemas de nuestro sistema sanitario, en cuanto a estructura y personal, por lo que se está resquebrajando", según la vicepresidenta de la SEMG.

Ecografía en la cartera básica de Primaria

Por último, otro de los temas que se solicitaron nuevamente desde la sociedad médica al secretario general de Sanidad y Consumo fue la inclusión de la ecografía en la cartera básica de servicios de Atención Primaria, propuesta que se trasladó hace una semana a la directora general de Cartera Básica de Servicios del SNS y Farmacia, Encarnación Cruz Martos.

Castrodeza fue muy receptivo con esta medida, cuya implantación, según el presidente de la SEMG, debe ir tras una "estrategia previa" como, por ejemplo, un proceso de formación para poder trasladar así la ecografía desde el punto de vista clínico que apoya la sociedad médica, es decir, como apoyo a la exploración por parte del médico de familia y como aumento de la capacidad resolutiva de la Atención Primaria.