El 43º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) congrega a más de 2.300 médicos internistas españoles de todo el país del 23 al 25 de noviembre. El objetivo es  debatir sobre el presente y futuro de la especialidad No obstante hay retos que preocupan especialmente a los internistas, entre otros, la falta de relevo generacional de la especialidad.

José María Fernández Rodríguez, presidente de SAMIN y presidente ejecutivo de los Comités Organizador y Científico, ha reiterado que la Medicina Interna es más indispensable que nunca. En concreto, para afrontar el desafío que supone ya la cronicidad para el sistema sanitario. “Los internistas trabajamos bajo el principio de que ninguna enfermedad o problema clínico es ajeno a nuestra incumbencia o responsabilidad”.

El Congreso cuenta con 37 mesas redondas, 5 debates, 14 talleres, 10 sesiones de actualización, 15 encuentros con el experto y 17 sesiones de exposición de comunicaciones orales, entre otras, como la tarde del estudiante y la tarde del residente, exposición de pósteres científicos (22), o las conferencias inaugurales y de clausura; la entrega de premios, y una sesión destinada al 70º Aniversario de SEMI (1952-2022), así como 8 simposios satélite.

Falta de relevo generacional en Medicina Interna

En la presentación del Congreso se ha puesto de manifiesto la necesidad de contar con mayores recursos y más especialistas generalistas. Estos son los que cuentan con habilidades transversales y con visión integradora de todas las patologías y comorbilidades de la persona enferma. Para ello, es necesario abordar con garantías la falta de relevo generacional en la especialidad. Pero también el problema de la cobertura de plazas de médicos especialistas en Medicina Interna, la cual es patente en numerosos territorios del país.

No obstante, el Sistema Nacional de Salud afronta ahora mismo numerosos retos. Para gran parte de ellos la Medicina Interna puede ser “una gran aliada”. Cabe recordar que, según los datos de la encuesta RECALMIN 2021, el 64 por ciento de los hospitales de agudos tienen una unidad de cuidados paliativos; el 56 por ciento una unidad de hospitalización a domicilio; el 32 por ciento una unidad de corta estancia y el 23 por ciento una unidad de diagnóstico rápido. En todos los casos la participación de los internistas es muy importante. El 64 por ciento de los servicios de Medicina Interna tiene una Unidad de Atención a Pacientes Crónicos Complejos.

Jesús Díez Manglano, presidente de SEMI, concluía que “los hospitales están más preparados para patología aguda que para cronicidad”. Este es un reto en el que “Medicina Interna tiene mucho que aportar”.