La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) considera que la convocatoria de plazas MIR 2023 para Medicina Interna es insuficiente. De esta forma, cree que no dará respuesta a la necesidad de más especialistas en Medicina Interna. Ni siquiera para solventar la falta de relevo generacional de médicos internistas que acusa el SNS.  Es por ello que pide formar más especialistas en Medicina Interna con este fin.

Cabe recordar que, en esta convocatoria, se ofertan 413 plazas para la formación de especialistas en Medicina Interna en todo el país. A pesar de que esta oferta de plazas es mayor que en la anterior convocatoria (401 en 2022), este número de nuevos médicos que se formarán en la especialidad sería insuficiente, a juicio de SEMI.

Según uno de los últimos estudios disponibles sobre déficit de facultativos elaborado conjuntamente por la CESM y la OMC, en 2030 se habrán retirado en torno a 70.000 médicos del SNS. Se trata un número superior a las plazas MIR que se convocan anualmente. Todo ello sin tener en cuenta otro tipo de bajas como las salidas al extranjero o la dedicación al ejercicio en el sector privado. Todo ello incide en la necesidad de formar a más especialistas.

El reto del relevo generacional no es ajeno a la especialidad. Según indica Jesús Díez Manglano, presidente de la SEMI. “A este ritmo, no podremos cubrir las necesidades de profesionales que tendrá nuestra especialidad en el futuro inmediato”.

Más actividades, necesidad de más especialistas

Además, cabe tener en cuenta que, en la actualidad, los internistas desarrollan su actividad en nuevas áreas asistenciales. Por ejemplo, en la Hospitalización a Domicilio, las Unidades de Continuidad Asistencial y los Hospitales de Día. Así como en las Unidades de Corta Estancia, las Unidades de Cuidados Paliativos, los servicios de Urgencias, y las Unidades de Enfermedades Infecciosa.

Igualmente, cada vez en más hospitales hay Unidades de Asistencia Compartida de enfermos quirúrgicos, psiquiátricos y oncológicos coordinadas por internistas. Estos también participan en los programas PROA de múltiples hospitales. “Con el número de internistas que se forman en la actualidad va a ser difícil continuar con estas prestaciones en un futuro próximo”, advierte Díez Manglano.