SEMICYUC ha emitido un nuevo comunicado ante la situación epidemiológica actual. No obstante, preocupa el hecho de que el número de pacientes ingresados en UCI se ha triplicado durante estas últimas cuatro semanas. Es por ello que los intensivistas piden que se consideren seriamente la intensificación de las medidas habituales para reducir la transmisión. Estas medidas deben ser aplicables para las variantes delta y ómicron.

La cifra actual supera los 1.300 pacientes ingresados en UCI en todo el país. Los índices de ocupación de las UCI por pacientes con COVID 19 ya superan el 20 por ciento en 5 comunidades autónomas. El 80 por ciento de estos pacientes precisarán ventilación mecánica invasiva con una estancia media de 3 semanas. Algunas Unidades ya se han expandido para poder seguir atendiendo a los pacientes con patologías diferentes a COVID 19.

Ante esta situación SEMICYUC propone acelerar la revacunación de los adultos con la tercera dosis de recuerdo, especialmente en los más vulnerables. La vacunación sigue siendo la medida más efectiva para reducir el impacto de delta y ómicron en la hospitalización y también para reducir circulación del virus. La tercera dosis se está observando muy eficaz para alcanzar estos objetivos. Por otra parte, también piden una mayor limitación de aforos y de reuniones numerosas en espacios públicos.

Motivos del aumento de ingresados en UCI

En cuanto al porqué de este aumento de ingresados en UCI, SEMICYUC expone diversas causas. Entre las mismas destaca, obviamente, la elevada transmisión del virus. Pero también la pérdida parcial de la inmunidad conferida por las vacunas a partir de los cinco meses de inoculación de la segunda dosis. Asimismo, la lentitud en la administración de la tercera dosis de la vacuna. Según datos recientemente publicados, únicamente el 53 por ciento de la población con edades entre 60 y 70 años ha recibido la tercera dosis.

Por último, señalan la irrupción de la nueva variante ómicron, con mutaciones que la hacen altamente transmisible en sujetos inmunizados. Según los datos epidemiológicos disponibles de Reino Unido y Dinamarca, el crecimiento de contagiados por ómicron es exponencial y empieza a detectarse significativamente también en España. Aunque aún no se ha determinado la capacidad de ómicron para provocar enfermedad grave, la experiencia previa nos ha enseñado que, si el número de casos aumenta masivamente, habrá entre ellos enfermos graves que precisan hospitalización y habrá también fallecimientos.