Redacción.- La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla La Mancha ha venido a dar la razón al Sindicato de Médicos de Guadalajara (CSI-CSIF),en dos sentencias de fecha 2 de febrero en el proceso seguido por el mencionado sindicato contra la doble cotización y aseguramiento social de los Médicos de APD del Cuerpo Nacional de Médicos Titulares desde la integración de los mismos en los Equipos de Atención Primaria (EAP), según ha informado el citado sindicato mediante un comunicado.

Según explican en su nota la reclamación presentada por el Sindicato se basaba en considerar que estos Médicos del Cuerpo Nacional de Médicos Titulares, según Sentencia del Tribunal Constitucional de enero de 1992, "sólo tenían un único puesto de trabajo desde el momento de su integración en el Equipo de Atención Primaria y por lo tanto, la doble cotización a la que les obligan las Administraciones de Insalud y Comunidades Autónomas era ilegal, pues sólo debían permanecer de alta en el régimen que como funcionarios civiles del Estado les correspondía, es decir el régimen especial de funcionarios civiles del Estado".

Esta reclamación presentada fue rechazada en primera instancia por el Juzgado de lo Social de Guadalajara, sin embargo, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha venido a dar plenamente la razón a CSI-CSIF y reconoce que el Insalud estaba obligado dar de baja a los recurrentes en el régimen general de la Seguridad Social desde el mismo momento en que éstos se integraron en el Equipo de Atención Primaria, y que su afiliación al régimen general de la Seguridad Social tiene los mismos efectos que la afiliación indebida, tal y como han informado desde la citada organización sindical.

Y aunque el Tribunal "se declara incompetente" para dictar sentencia en cuanto a la reclamación planteada por el Sindicato de Médicos de Guadalajara sobre la devolución de las cuotas pagadas, "sí dice en sus fundamentos que el artículo 59 del Real Decreto 84/1996 establece el derecho a la devolución de las cuotas abonadas en caso de afiliación indebida." A juicio de CSI-CSIF Castilla–La Mancha "la sentencia es de una gran importancia, ya que al colectivo que nos referimos se les ha hecho cotizar por encima de las 200.000 pesetas anuales, de forma indebida y en muchos casos, desde el año 1984 hasta julio de 2002, fecha en que se regularizó la situación".