El amianto tiene una relación directa con el cáncer de pulmón, el mesotelioma, el cáncer de laringe y el de ovario. Asimismo,  el amianto provoca que anualmente mueran en el mundo 107.000 personas por cáncer de pulmón, cáncer de pleura o mesotelioma y asbestosis. Es por ello que varias organizaciones, agentes sociales y sociedades científicas han solicitado el desarrollo de una Ley Integral del Amianto. Es el caso de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). También se ha adherido la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

En España está prohibida la producción del amianto desde el año 2002. Sin embargo,  no existe una regulación del asbesto ya instalado a nivel nacional. Hasta entonces fue muy utilizado en España, y aún sigue formando parte de múltiples instalaciones.

Parte del problema para visibilizar esta mortalidad asociada es el infradiagnostico, según el presidente de SEOM, Álvaro Rodríguez-Lescure. “Por desgracia, en España no disponemos de un registro regulado de enfermedades relacionadas con el amianto y existe por tanto un infradiagnóstico importante”.

Beneficios de la Ley Integral del Amianto

En contrapartida, contar con una Ley Integral del Amianto traería múltiples beneficios. Entre ellos, la SEOM destaca la regulación de medidas para la identificación de población de alto riesgo de enfermedad atribuible al asbesto. También la regulación de un Registro de Notificación Obligatoria de todos casos atribuibles al asbesto como la asbestosis o el cáncer.

Asimismo, apuntan que esta Ley Integral del Amianto permitiría a corto plazo tener una imagen de la situación en España. Esto sería de gran ayuda para gestionar recursos y medidas de prevención/diagnóstico. Todo ello repercutiría en evitar el infradiagnóstico de casos. Así se permitiría el acceso al registro a todos los especialistas que intervienen en el manejo de estos pacientes.