“Se están llevando a cabo increíbles avances para los pacientes de cáncer gracias a la Medicina de Precisión”. Lo ha señalado el Dr. Robert LaCaze, jefe  de la División de Oncología de Bayer, en un taller sobre pacientes para medios de comunicación en el marco del Congreso Europeo de Oncología (ESMO), celebrado en Múnich. “Ha habido avances en innovación de cáncer en las últimas décadas que han transformado las opciones de tratamiento para los pacientes. En un principio, la quimioterapia y la radioterapia, después, las terapias dirigidas, la inmunoterapia y la Medicina de Precisión”, ha explicado.

Más de 33 millones de personas tienen cáncer en el mundo. “Ser un paciente de cáncer es un trabajo a tiempo completo -ha apuntado el Dr. LaCaze- por lo que estamos desarrollando tratamientos innovadores para estos pacientes”. El objetivo es “ser la clave en áreas como la Oncología, para que podamos hacer un cambio significativo y mejorar la vida de los pacientes. En estos momentos, en Bayer, -ha señalado LaCaze, “estamos centrados en la inmunooncología, la oncogenética y las terapias dirigidas”.

A esta nueva generación de tratamientos también se ha referido el Dr. Scott Z. Fields, vicepresidente y jefe de Desarrollo Oncológico  de Bayer. “El objetivo es mejorar y alargar la vida de los pacientes, dar con el tratamiento más adecuado para cada uno de ellos.  Estamos trabajando para integrar a los pacientes en el desarrollo de nuestros ensayos clínicos”.

Cáncer de pulmón

Por su parte, el Dr. Albrecht Stenzinger, director del Centro de Patología Molecular de Heidelberg, ha señalado sobre el abordaje del cáncer que “en los últimos 15 años hemos pasado de la quimioterapia a la terapias dirigidas y ahora estamos llegando a la Medicina de Precisión. El perfil molecular del tumor nos dirá qué tratamiento aplicar al paciente. Este es un nuevo concepto”, ha señalado.

Algunos cánceres están provocados por cambios específicos en los genes. Por lo que dirigirse a estas alteraciones o a las proteínas resultantes puede detener el crecimiento del tumor. El cáncer de fusión TRK se presenta en diferentes  tipos de tumores. Ocurre en un  0,5-1 por ciento de los pacientes con cáncer y se manifiesta a través de diferentes tumores sólidos, como el de colon, pulmón, sarcoma, glioblastoma o tiroides, entre otros, tanto en niños como en adultos.

Este cáncer aparece cuando un gen NTRK se fusiona con otro gen no relacionado y produce una proteína de fusión TRK alterada. Actualmente, no hay terapia aprobada para tratar a pacientes cuyos tumores albergan una fusión del gen NTRK.  Solo test específicos pueden descubrir el cáncer de fusión TRK, son esenciales para identificar a los pacientes con estas alteraciones genómicas.

Estos test permiten ir directamente al tumor y obtener mejores resultados en el paciente. Hay cuatro tipos de test pero quizás los NGS (Next Generation Sequency) son los más prometedores.  Cuanta más información genómica del paciente esté disponible será más fácil para los médicos diagnosticar y tratar el cáncer de la manera que mejor se adapte a cada paciente. “Debería de haber en todos los países igualdad de acceso a los test, democratizar ese acceso. Estos avances tienen que ser conocidos por médicos, políticos, pacientes… “.

Carcinoma hepatocelular

 Arndt Vogel, profesor de Oncología Gastroenterológica de la Escuela Médica de Hannover, ha señalado que el carcinoma hepatocelular es la forma más común de cáncer primario de hígado y también es la segunda causa más común de muerte en los hombres con cáncer el mundo. “Se han detectado 841.000 casos nuevos de carcinoma hepatocelular en 2018 y se han producido 782.000 muertes por tumores en el hígado este año”.

La quimioembolización transarterial (TACE) ha sido el tratamiento de primera línea más común a nivel mundial para abordar este tipo de cáncer. Desde 2007, Nevaxar (sorafenib) ha sido la terapia sistémica de Bayer aprobada en primera línea para tratar este tipo de tumor. En 2017, Stivarga (regorafenib) fue aprobado en Europa para el tratamiento en segunda línea para pacientes que habían progresado con sorafenib. Ambos han mostrado beneficios de supervivencia general desde el inicio del tratamiento.

A día de hoy, la inmunoterapia es la tercera línea de tratamiento para este tipo de tumor. “Es prometedora y se acabará aplicará a pacientes en los que se tenga evidencia de que va a tener verdadero beneficio, pero en este cáncer no hay tantas mutaciones como, por ejemplo, en el cáncer de pulmón, la inmunoterapia no sería tan efectiva”, ha explicado el Dr. Vogel.

Cáncer de próstata

El Dr. Kurt Miller, profesor de Urología del Hospital Charité de Berlín, ha apuntado que el cáncer de próstata es el segundo más frecuente entre los hombres a nivel mundial y el primero en los hombres españoles. “Existe la necesidad de un tratamiento que el paciente pueda tolerar mejor para prolongar la supervivencia en los casos de cáncer sin metástasis y preservar la calidad de vida de esta supervivencia”.

A día de hoy ha aumentado la supervivencia y las múltiples opciones de tratamiento para varias subestadíos de la enfermedad. Hace 10 años no era así. Los ensayos clínicos y los estudios reales muestran la eficacia y seguridad de Xofigo (radio-223) para el cáncer de próstata. Es una terapia alfa dirigida que actúa matando directamente las células cancerosas y, al mismo tiempo, afecta la actividad microambiental del tumor en el hueso para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración, con metástasis óseas sintomáticas y sin metástasis viscerales conocidas. Los resultados de los ensayos han mostrado un aumento significativo en la supervivencia media para los pacientes tratados con Xofigo versus placebo.