Antonio Morente, Sevilla.- "Una situación complicada". Así define el director general de Personal del Servicio Andaluz de Salud (SAS), Rafael Burgos, el problema generado por la no incorporación al pacto retributivo 2003-2005 del Cemsatse, que continúa con sus actos de protesta en contra de este acuerdo con encierros temporales en los hospitales andaluces.

Burgos asegura que la Administración sanitaria está dispuesta a dialogar, pero cree que la cuestión es especialmente compleja por el "grave problema de credibilidad" que, a su juicio, parecen tener estos representantes sindicales.

El director general de Personal recuerda ""y está recogido en acta" " que los miembros de Cemsatse que negociaron "dijeron que el acuerdo era bueno", una opinión que cambió horas después cuando el pacto que sí suscribieron las otras formaciones con representación en la Mesa Sectorial (CCOO, UGT y CSI-CSIF) fue sometido a asamblea.

"El problema ahora no es si están o no en la mesa de seguimiento del pacto, es ya una cuestión de credibilidad", apostilla Burgos, quien señala que se están "cogiendo vías alternativas" para conocer la opinión de los facultativos, como es la participación en grupos de trabajo de profesionales y sociedades científicas.

Asimismo, reitera que renegociar el pacto, tal y como reclama Cemsatse, "no es posible y es impensable", cuando además uno de los puntos de fricción es la cuantía del sueldo que se paga como complemento variable. "Éste es un factor clave y una necesidad de los propios profesionales, que están hartos del modelo funcionarial clásico", apostilla el director general de Personal, quien subraya que, en general, "se quiere una discriminación positiva a la hora de pagar, esto es un grito a voces que no sé por qué no recogen los colegios profesionales y los sindicatos".

Pese a esta situación, Rafael Burgos señala que confía en que sigue "esperando para que se adhiera" al acuerdo Cemsatse, y es que cree que hay "necesidad de abrir un diálogo" por "el gran calado e incidencia" que tiene en los profesionales las medidas recogidas en el convenio. Eso sí, lamenta que, ahora mismo, "la única relación que se mantiene con esta formación es a través de los encierros simbólicos" que están manteniendo en los hospitales.