El Servicio Aragonés de Salud ha hecho pública la lista con las plazas vacantes a las que podrán optar en esta convocatoria los Facultativos Especialistas de Área para cubrir con carácter interino. En total, se ofertan 368 plazas en los diferentes centros hospitalarios de la comunidad, con las que el Salud pretende cubrir todas las vacantes que se crearán en los hospitales tras el concurso de traslados en marcha.

Para el Hospital Royo Villanova se ofertan 30 plazas; cinco para el Hospital Nuestra Señora de Gracia; 80 para el Hospital Universitario Miguel Servet; 35 para el Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa; dos para el CRP Nuestra Señora Del Pilar; y 34 para el Hospital Ernest Lluch de Calatayud.

Asimismo, 47 en el caso del Hospital San Jorge; una para el Hospital de Jaca; cuatro para el Hospital Sagrado Corazón de Jesús; cuatro para el CRP Santo Cristo de los Milagros; 46 en el Hospital de Barbastro; 36 en el Hospital Obispo Polanco; tres para el Hospital San José; cuatro para el CRP San Juan de Dios (Teruel) y 37 para el Hospital Alcañiz.

La elección de dichas plazas se realizará en un llamamiento único los días 13 y 14 de febrero en el salón de actos del Salud. Los especialistas escogerán entre las plazas vacantes por orden, según la puntuación obtenida. Han sido admitidos en la bolsa única un total de 1.324 profesionales. Tras realizarse el llamamiento, los especialistas interinos tomarán posesión de sus puestos a partir del 16 de febrero, una vez que se ejecute el citado concurso de traslados.

Posteriormente, continuarán los trámites para convocar oposiciones de médicos especialistas de área, acumulando las Ofertas Públicas de Empleo de 2014, 2015 y 2016, y que contemplarán más de 500 plazas. Una vez resueltas, la intención del Salud es convocar concursos de traslados y oposiciones con una periodicidad fija, como fórmula para dar estabilidad a las plantillas de especialistas.

Por otra parte, el consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya, ha informado de que en enero se suspendieron 340 intervenciones programadas para dejar camas libres antes la presión asistencial sufrida por los Servicios de Urgencias de los hospitales, una media que "no es nueva" ya que en el mismo mes de 2016 se anularon 287 y en 2015, 303.

Así lo ha explicado en respuesta a una interpelación parlamentaria formulada por la portavoz de Ciudadanos en el pleno de las Cortes de Aragón, Susana Gaspar, a quien Celaya ha indicado que las operaciones suspendidas son de "procesos no urgentes, que se están reprogramando" y que sólo van a sufrir "un pequeño retraso en la lista de demora quirúrgica". Esta es una de las medidas aplicadas dentro un plan "que ha funcionado bien" en Navidades y en enero y que ha permitido actuar "con previsión" e implementar decisiones "conforme a las necesidades".

Celaya ha precisado que este año no ha habido una mayor presión por el incremento del número de pacientes que han acudido a Urgencias, sino porque ha habido un mayor porcentaje de personas que han requerido ingreso, "llegando el 8 y 9 de enero a sobrepasarse la capacidad total de camas en Barbastro y la ciudad de Zaragoza", ha detallado.

No obstante, ha asegurado que "en otras comunidades autónomas lo han pasado bastante peor" y ha desglosado las causas que han generado esta situación, como "un mes de diciembre con temperaturas bajas y nieblas" que han permanecido muchos días, la aparición del virus respiratorio sincipial, "que precede a la gripe, pero que este año ha llegado a solaparse".

Además, en esta ocasión, ese virus ha sido "de una variedad que afecta sobre todo a los pacientes mayores" y estas personas "han requerido de ingreso por su situación de fragilidad", ha relatado el consejero.

Plan de acción

Celaya ha explicado que la acción de la Administración ha consistido en analizar dos veces al día cómo estaban las Urgencias. "Hemos estado muy atentos y hemos gestionado día a día las necesidades para poner los recursos cuando han sido necesarios", ha subrayado el consejero.

Así, por un lado, los centros de salud recibieron directrices para la organización de las vacaciones de Navidad "y que todas las agendas estuvieran abiertas" con médicos de refuerzos o asumidas por otro facultativo del centro, medida que "ha respondido" y "ha sido a final o mitad de enero cuando ha habido sobrecarga".

Además, han funcionado Puntos de Atención Continuada (PAC) en los centros rurales, en Huesca y Teruel y los cuatro de Zaragoza, de los que ha mencionado el del centro de salud de Sagasta "que cerró el Gobierno anterior y este lo ha reabierto", que ha atendido una media de "185 personas al día durante los festivos y 40 durante los laborales, evitado que estos pacientes hayan acudido a las Urgencias hospitalarias".

También se ha desarrollado una campaña para que la población llame al 061, desde donde se indica a qué centro se ha de acudir, en caso de que sea necesario, y ha habido un incremento de llamadas del 14 por ciento, que el domingo 8 de enero se elevó al 60 por ciento, "con 1.478 llamadas de ciudadanos pidiendo consejo" de los que algunos requerían ir a un centro sanitario y otros no.

Por otra parte, se ha incrementado el número de camas disponibles en periodo vacacional, "que se han ido abriendo desde el 25 de diciembre", alcanzándose la primera semana de enero "el cien por cien" de la ocupación, con 150 camas habilitadas en todos los hospitales, mientras que posteriormente se ha llegado a un acuerdo con el Hospital Militar de Zaragoza para dotar 20 camas más para "los pacientes de más edad".

Como conclusión, ha sostenido que el Departamento ha afrontado la situación, en la que sólo ha habido "momentos puntuales en que los pacientes han tenido que esperar más que lo razonable".