La falta de médicos en el Servicio Cántabro de Salud (SCS) también se está dejando sentir con especial virulencia. Esto está motivando que desde la Administración sanitaria se estudie la posibilidad de dejar la puerta abierta a a contratación de médicos extracomunitarios. Al menos esta es una de las iniciativas que estudia la consejera de Sanidad de la Comunidad, María Luisa Real, según han adelantado a EL MÉDICO INTERACTIVO fuentes sindicales.

La responsable de la Sanidad de Cantabria lleva tiempo mostrando su preocupación y alertando sobre el déficit de facultativos en algunas especialidades, especialmente en Medicina Familiar y Comunitaria, al tiempo que muestra su asombro ante las críticas que recibe por parte de colectivos sanitarios y de las centrales por su propuesta. María Luisa Real no comprende el rechazo que muestran esas organizaciones a la hora de contratar a MIR de países extracomunitarios que están ya supliendo en el SCS esta carencia de sanitarios.

De hecho, la consejera está tan segura de que su propuesta es la adecuada que se ha fijado llevar al Parlamento autonómico una iniciativa legislativa para defender este cambio. De hecho este año, tal y como ha explicado la titular de Sanidad cántabra, tan solo en el Hospital de Valdecilla los médicos extracomunitarios llegan a representar a cerca del 50 por ciento de los residentes, cifra que ha superado en alguna ocasión al 70 por ciento.

Para María Luis Real es inaudito que estos profesionales tengan la opción de ejercer como facultativos en otras áreas del sistema público, como por ejemplo en Servicios Sociales, y, sin embargo, se les impida el acceso a la plantilla estatutaria del Servicio Cántabro de Salud (SCS).

La titular de Sanidad hace especial hincapié a la hora de señalar que en Cantabria no disponen de médicos de familia ni pediatras suficientes en reserva para hacer frente las próximas jubilaciones que se llevarán a cabo en la Atención Primaria (AP) una escasez -ha añadido Real- que se complicará aún más durante los próximos dos años con las jubilaciones de promociones enteras.

En Cantabria se prevé que de aquí a dos años se vayan del SCS 52 médicos de Primaria, 46 facultativos de Familia y 7 pediatras, según los datos facilitados desde la propia Administración. Y es que antes de que concluya 2018 se jubilará un 9 por ciento de la plantilla actual de Atención Primaria que la componen actualmente 514 médicos.

Atraer a los profesionales al SCS

La consejera sostiene que la escasez de sanitarios no se debe a cuestiones económicas, sino a la falta de sanitarios suficientes en la lista de contratación. Real reconoce con preocupación que este mismo verano han tenido serios problemas, “eso sí en días aislados”, para poder sustituir las bajas por enfermedad, maternidad y los permisos de otros profesionales. Por eso, cree que la única solución es atraer personal y “eso es lo que pretendemos llevar a cabo con los contratos de continuidad, que dan mayor estabilidad al personal sustituto”.

En esta línea, la consejera asegura que el camino que deben de llevar en la Comunidad “es el de ofrecer oportunidades a los profesionales para hacer sus condiciones laborales más atractivas y no solo para que los facultativos interinos puedan acceder a una plaza estable “por medio de las OPEs- sino también para que haya sanitarios de otras Comunidades que estén dispuestos a trabajar en Cantabria, y para que los que finalicen su residencia (MIR) no se vayan a otros lugares del país o a otros países comunitarios”.

Precisamente son estos puntos reseñados por la consejera los que critican las centrales con representación en la mesa sectorial del SCS. “Es imposible atraer a médicos a nuestro sistema sanitario cuando en Comunidades de nuestro entorno encuentran mejores condiciones laborales. los profesionales del SCS en los últimos años han perdido gran poder adquisitivo y han sido los “paganos” de los recortes sanitarios. Es lógico que no haya profesionales en la reserva para cubrir las bajas y sustituciones. En cuanto tienen posibilidades se marchan a otras CC.AA. donde son mejor reconocidos en todos los sentidos, no solo en el económico”, sentencian las centrales.

Sin deducciones por gastos en Sanidad privada

Por otro lado, la consejería de Economía del Gobierno cántabro ha adelantado que no tiene sentido estar subvencionando la Sanidad privada cuando escasean los dineros para financiar una sanidad pública universal y de calidad. Este es el motivo por el cual el Ejecutivo tiene “in mente” eliminar las deducciones por gastos en sanidad privada del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

La decisión ha sido duramente criticada por el Partido Popular (PP), pero el departamento de Economía se ha mostrado firme en su decisión ya que, a su juicio, esas deducciones puestas en marcha por el anterior ejecutivo, precisamente del PP, solo benefician a las rentas más elevadas y que “están exentas de IVA”, han indicado desde la consejería económica.