E.P.- El Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha resaltado su disposición a hacer una apuesta por mejorar el acceso a los centros de Atención Primaria, configurándose la accesibilidad telefónica y la cita previa como principales herramientas de trabajo para ello. A través de esta cita previa, solicitada telefónicamente o personalmente en el centro de salud, el SCS fija a cada paciente el día y hora de su consulta y el horario de petición de la cita previa coincide con el horario de funcionamiento del centro de salud, siendo necesario solicitar la cita antes de que se inicie la consulta, recuerda el SCS.

Actualmente, los profesionales de Atención Primaria trabajan sobre el sistema de agendas abiertas, método que permite a los usuarios solicitar cita previa en el mismo día y durante la consulta del profesional sanitario. De esta forma, una vez iniciada la consulta, los usuarios serán citados progresivamente a medida que llamen telefónicamente el centro de salud y hasta completar el horario de consulta del profesional. Tanto la cita previa como las agendas abiertas son aplicaciones informáticas actuales en los centros de salud que permiten al paciente adaptar la cita con el profesional sanitario a su conveniencia de día y horario.

Como principal novedad incluida este año en los contratos de gestión de Atención Primaria, recientemente firmados, se contempla la posibilidad de ser atendidos por los facultativos sin haberse solicitado cita previa. Esta opción está prevista para los casos que tengan un carácter urgente y para aquellos en que la consulta no pueda demorarse al día siguiente. También en estos casos, urgencia o imposibilidad de demora, es conveniente contactar telefónicamente con el centro de salud, donde se determinará la gravedad de la asistencia y se establecerá en el mismo día un horario de consulta. Con esta medida se trata de evitar demoras innecesarias al usuario. No obstante, para optimizar este sistema de acceso a los centros de Atención Primaria es necesario que los usuarios soliciten la cita previa con suficiente antelación, de manera que puedan adaptar el horario de la consulta a sus necesidades.

La cita previa se configura como una herramienta de gestión que ha permitido mejorar la asistencia sanitaria y la satisfacción de los usuarios en los centros de Atención Primaria durante los últimos años, distribuyendo los tiempos de trabajo entre los pacientes que solicitan consulta cada día y reduciendo el tiempo de espera. Esta forma de organización, cuya extensión a todas las zonas básicas de salud se completará en los próximos meses, permite mejorar e incrementar el tiempo medio que cada profesional sanitario dedica a cada paciente.