Redacción.- El Servicio de Cirugía Vascular del Complejo Hospitalario de Toledo, participará en un programa de cirugía robótica de la aorta que, desde finales del año pasado vienen desarrollando conjuntamente especialistas en Cirugía vascular de las Universidades de Amsterdam y Los Ángeles. La participación de los profesionales del hospital toledano en el citado programa se centrará en la aplicación del tratamiento de aneurismas de la aorta abdominal por vía laparoscópica y robótica. Para concretar esta participación, el jefe del citado servicio del hospital toledano, Manuel Doblas, fue invitado recientemente a participar en el desarrollo de esta técnica en el Hospital de la Universidad de Amsterdam, según se informa en un comunicado de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

La combinación de las técnicas laparoscópica y robótica puede permitir corregir los aneurismas de la aorta y la enfermedad aorto-iliaca con intervenciones mínimamente agresivas. La cirugía robótica consiste en la aplicación de robots a diferentes técnicas quirúrgicas, incluyendo la posibilidad de comandar ese instrumental a distancia. Así, la consola de mando donde trabaja el cirujano puede situarse en el mismo quirófano, en otro lugar de la misma ciudad o incluso de otro país, con lo que se pueden llegar a realizar operaciones sin necesidad de que el paciente o el especialista tengan que desplazarse. Otra de las ventajas que presenta la utilización de robots es que permiten llegar a sitios muy inaccesibles, haciendo posible, en el caso de las intervenciones en la aorta, realizar la unión de los injertos con una extraordinaria seguridad.

Por otra parte, ofrece una mayor precisión de los movimientos, lográndose una cirugía de alta precisión. Se trata de una técnica mínimamente agresiva con lo que disminuye el sufrimiento de los pacientes, ya que las incisiones que se realizan son muy pequeñas y con el diámetro suficiente para permitir la entrada de los instrumentos del robot. Además, tiene postoperatorio mucho más corto y confortable que las intervenciones tradicionales y con menos riesgo de infecciones. Este tipo de cirugía robótica ya ha sido utilizada en cirugía cardiaca, para la realización de bypass coronario y colocación de válvulas, y actualmente estos grupos de trabajo la están introduciendo en operaciones de la aorta torácica y abdominal.