Dormir la siesta con regularidad se asocia a un mayor riesgo de padecer hipertensión y accidentes cerebrovasculares, según una nueva investigación publicada en ‘Hypertension’, una revista de la Asociación Americana del Corazón.

Investigadores de China examinaron si las siestas frecuentes podrían ser un posible factor de riesgo causal de hipertensión arterial y/o ictus. Se trata del primer estudio que utiliza tanto el análisis observacional de los participantes durante un largo periodo de tiempo como la aleatorización mendeliana, una validación del riesgo genético, para investigar si las siestas frecuentes se asociaban a la hipertensión arterial y al ictus isquémico.

"Estos resultados son especialmente interesantes, ya que millones de personas podrían disfrutar de una siesta regular, o incluso diaria", afirma el doctor E Wang, profesor y jefe del Departamento de Anestesiología del Hospital Xiangya de la Universidad Central del Sur, y autor correspondiente del estudio.

Los investigadores utilizaron información del Biobanco del Reino Unido, una gran base de datos biomédica y recurso de investigación que contiene información genética, de estilo de vida y de salud anónima de medio millón de participantes del Reino Unido. UK Biobank reclutó a más de 500.000 participantes de entre 40 y 69 años que vivían en el Reino Unido entre 2006 y 2010. Proporcionaron regularmente muestras de sangre, orina y saliva, así como información detallada sobre su estilo de vida. La encuesta sobre la frecuencia de las siestas diurnas se realizó 4 veces entre 2006 y 2019 en una pequeña proporción de los participantes del Biobanco del Reino Unido.

El grupo de Wang excluyó los registros de las personas que ya habían sufrido un accidente cerebrovascular o tenían presión arterial alta antes del inicio del estudio. Esto dejó a unos 360.000 participantes para analizar la asociación entre la siesta y los informes de primera vez de accidente cerebrovascular o presión arterial alta, con un seguimiento promedio de unos 11 años. Los participantes se dividieron en grupos en función de la frecuencia de las siestas declarada por ellos mismos: "nunca/rara vez", "a veces" o "habitualmente".

Resultados del estudio

El estudio descubrió que un mayor porcentaje de personas que dormían habitualmente eran hombres, tenían niveles de educación e ingresos más bajos y declaraban fumar, beber a diario, tener insomnio, roncar y ser una persona nocturna, en comparación con los que nunca o a veces dormían. En comparación con las personas que declararon no dormir nunca la siesta, las personas que solían tenían un 12% más de probabilidades de desarrollar hipertensión arterial y un 24% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

Los participantes menores de 60 años que solían dormir la siesta tenían un 20% más de riesgo de desarrollar hipertensión arterial que las personas de la misma edad que nunca dormían la siesta, según el estudio y después de los 60 años, la siesta habitual se asoció con un 10% más de riesgo de padecer hipertensión arterial en comparación con los que declararon no dormir nunca la siesta. Aproximadamente tres cuartas partes de los participantes permanecieron en la misma categoría de siesta a lo largo del estudio.

El resultado de la aleatorización mendeliana mostró que si la frecuencia de la siesta aumentaba en una categoría (de nunca a veces o de veces a habitualmente) el riesgo de hipertensión arterial aumentaba un 40%. Una mayor frecuencia de siesta estaba relacionada con la propensión genética al riesgo de hipertensión.

"Esto puede deberse a que, aunque dormir la siesta en sí mismo no es perjudicial, muchas personas que duermen la siesta pueden hacerlo porque duermen mal por la noche. Dormir mal por la noche se asocia con una peor salud, y las siestas no son suficientes para compensar eso", puntualiza el doctor Michael A. Grandner, experto en sueño y coautor de la nueva puntuación de salud cardiovascular Life’s Essential 8 de la Asociación Americana del Corazón, que añadió la duración del sueño en junio de 2022 como la octava métrica para medir la salud óptima del corazón y el cerebro.

"Este estudio se hace eco de otros hallazgos que en general muestran que tomar más siestas parece reflejar un mayor riesgo de problemas con la salud del corazón y otras cuestiones", añade Grander, director del Programa de Investigación de la Salud del Sueño y de la Clínica de Medicina del Sueño del Comportamiento y profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Arizona (Estados Unidos).