Tras su primer año de funcionamiento, SIGRE, Sistema Integrado de Gestión y Recogida de Envases del sector farmacéutico, impulsado por Farmaindustria, ha conseguido que alrededor de 38,5 millones de ciudadanos "lo que supone el 93% de la población" dispongan de un Punto SIGRE instalado en una oficina de farmacia cercana a su domicilio en cuyo contenedor, diseñado para este fin, pueden depositar los envases vacíos o con restos de medicamentos, así como los medicamentos caducados, que tengan en sus domicilios, para proporcionarles un tratamiento medioambiental adecuado.

SIGRE nace por iniciativa de la industria farmacéutica para adaptarse a la legislación española y europea en materia de envases y residuos de envases. No obstante, la industria farmacéutica, al diseñar este sistema específico y exclusivo, ha ido más allá de lo exigido por la Ley de Envases y Residuos de Envases, al responsabilizarse también de los restos de medicamentos que esos envases puedan contener y ofreciendo una solución medioambiental adecuada para ellos.

En la actualidad, SIGRE está operativo en 15 Comunidades Autónomas, de las 17 existentes, y en las 2 Ciudades Autónomas. Asimismo, está presente en más de 18.400 oficinas de farmacia, de las 19.800 existentes en toda España, lo que supone la práctica totalidad de las farmacias abiertas al público en aquellas Comunidades y Ciudades Autónomas donde SIGRE está en funcionamiento. Las farmacias adheridas tienen un logotipo, visible desde el exterior, y un contenedor, que las identifica como "farmacia adherida" y las convierte en Punto SIGRE de recogida selectiva de los envases de medicamentos y de información al consumidor.

Desde el punto de vista de la industria farmacéutica, en la actualidad forman parte de SIGRE un total de 213 laboratorios, responsables de la comercialización del 95% de los medicamentos en España. Estos laboratorios son asimismo los que hacen posible el funcionamiento de SIGRE mediante la tutela y financiación del Sistema. A través de SIGRE, además, la industria farmacéutica cierra el ciclo del medicamento, desde la I+D hasta su adecuado tratamiento medioambiental.

Los laboratorios farmacéuticos, en línea con su servicio a la sociedad, velan por el medio ambiente del futuro a través de los Planes Empresariales de Prevención del sector farmacéutico elaborados por SIGRE, que contemplan las medidas oportunas en los procesos de fabricación y envasado de los medicamentos con el objetivo de reducir el peso de sus envases y utilizar materiales más fácilmente reciclables.

Por lo que respecta a la distribución, la práctica totalidad de las empresas de distribución existentes (alrededor de 100) colaboran en el funcionamiento del Sistema aportando la logística y el almacenamiento de todos los envases recogidos en las oficinas de farmacia.

Desde el inicio de su funcionamiento, los datos acumulados de recogida de envases vacíos o con restos de medicamentos en los Puntos SIGRE han evolucionado progresivamente. De esta forma, se ha conseguido que durante el año 2002 se lleven recogidas cerca de 900 toneladas.

Los envases recogidos se seleccionan y clasifican en una planta diseñada específicamente para ello. En ella, los materiales de envase de medicamentos se clasifican en distintas fracciones para su posterior envío a empresas recicladoras de dichos materiales. Por lo que respecta a los restos de medicamento, éstos son destinados a valorización mediante producción de energía. Así, a través de este sistema de selección y clasificación, se posibilita la reutilización de materiales (papel, cartón, plastico, vidrio, etc) y se realiza un aprovechamiento energetico, lo que contribuye a un ahorro en la utilización de combustibles para la generación de energía.

SIGRE es una sociedad sin ánimo de lucro, financiada en su totalidad por la industria farmacéutica que, tras su diseño, ha contado con el apoyo de todo el sector farmacéutico (distribución y oficinas de farmacia) para su puesta en marcha. Se trata de una iniciativa ecológica pionera en España que permite reciclar los envases y eliminar los restos de medicamentos que los ciudadanos tienen en sus domicilios, y que han sido puestos en el mercado a través de las oficinas de farmacia.

De esta forma se pretende evitar que tanto los envases como los restos de medicamentos que éstos puedan contener se mezclen con otros residuos domésticos y acaben en la basura sin poder recibir un tratamiento medioambiental adecuado.

Para adaptarse a la normativa española y europea sobre envases y residuos de envases, la industria farmacéutica, representada por Farmaindustria, promovió la creación de SIGRE, iniciativa que contó desde el principio con la adhesión del resto del sector: la distribución, agrupada en FEDIFAR, y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, en nombre de las oficinas de farmacia. Dentro de SIGRE cada agente cumple un papel: la industria farmacéutica promueve y sostiene el Sistema, la distribución aporta la logística y las farmacias son el Punto SIGRE de recogida selectiva, así como de información y atención al consumidor.

SIGRE está ya implantado y plenamente operativo en la práctica totalidad del territorio nacional bajo un mismo lema: "Por la salud de la naturaleza" y cuenta con el apoyo de todos los agentes del sector farmacéutico y con la tutela de las Consejerías de Medio Ambiente de las Comunidades Autónomas en las que el Sistema está en marcha.

En opinión de su Director General, Juan Carlos Mampaso, "la industria farmacéutica ha demostrado de esta manera su compromiso medioambiental, responsabilizándose de cerrar el ciclo del medicamento y de dar un tratamiento adecuado a sus envases y eliminar los restos de medicamentos de forma sistemática y planificada. De esta forma, también SIGRE está contribuyendo a fomentar el uso racional del medicamento".

Hasta la fecha, la implantación del Sistema SIGRE está registrando un alto grado de aceptación y participación. En los distintos sondeos de opinión realizados hasta la fecha, los farmacéuticos y consumidores confirman, en porcentajes cercanos al cien por cien, que la iniciativa es positiva o muy positiva, así como que la información recibida es más que suficiente y que están dispuestos a colaborar. Califican asimismo al Sistema de cómodo y ágil.

Recientemente SIGRE ha sido distinguido con el Premio a la Mejor Iniciativa Ambiental 2002, galardón que concede el diario Expansión y Garrigues Medio Ambiente, con la colaboración del IESE. Este galardón viene a reconocer la labor que, a través de SIGRE, lleva a cabo el sector farmacéutico por el cuidado de la salud de la naturaleza y la de los ciudadanos.

Recientemente, SIGRE ha sido distinguida también como una de "Las 100 Mejores Ideas del Año", según el semanario especializado Actualidad Económica.